6 vestidos en busca de autor (VI): el abrigo de Cristobal Balenciaga

//6 vestidos en busca de autor (VI): el abrigo de Cristobal Balenciaga

6 vestidos en busca de autor (VI): el abrigo de Cristobal Balenciaga

Última entrega de nuestra serie este jueves. Pero no por ello lo hacemos con una figura o modelo menor, sino que, por el contrario, acabamos este conjunto de vestidos icónicos y sus infografías por la puerta grande. Con un maestro de maestros. Un creador que elevó la moda a la categoría de Arte. Alguien sobre el que grandes nombres han mostrado su admiración más absoluta. Coco Chanel dijo sobre él que era el único costurero y que todos los demás eran sólo diseñadores porque era “el único capaz de diseñar, cortar, montar y coser un vestido con sus propias manos”. Hubert Givenchy le definió como “el arquitecto de la Alta costura” y Christian Dior manifestó que ellos hacían con los tejidos lo que podían, mientras que él hacía lo que quería. Me estoy refiriendo a  Cristóbal Balenciaga  y el modelo escogido para la infografía que nos ocupa es un abrigo de su colección de invierno de 1951, ejemplo de los nuevos volúmenes y la búsqueda del minimalismo que caracterizaron al modisto español.

Como señaló Emanuel Ungaro, “Balenciaga estableció todas las premisas de la modernidad. (…) Todo lo que fue de algún modo la revolución de los sesenta, se lo debemos a Balenciaga”. Por esta razón quizá sus modelos siguen resultando hoy en día, elegantes, revolucionarios y de una belleza atemporal

Yo, lo más cerca que he estado de un Balenciaga ha sido en dos ocasiones el pasado mes de marzo y, para mi desgracia, en ambas había un grueso cristal de por medio: en mi visita al Museo del Traje de Madrid , en el que cuentan con una amplia muestra de sus diseños, y en el Museo de Bellas Artes de Oviedo, donde expusieron como obra invitada uno de sus vestidos durante dicho mes.

El abrigo tonneau de Cristóbal Balenciaga

“La elegancia es eliminación” (Cristóbal Balenciaga)

infografía del traje de chaqueta de tweed de Chanel

Ante sus piezas pude apreciar que sus diseños eran aparentemente básicos, sencillos pero impecables en su factura. Además, todos tenían ese detalle justo que los hacía resaltar: un color, un tejido con una textura especial, un bordado, un volúmen peculiar…Como todos los genios, como mis admirados Fortuny o Gaudí, su (aparente) modernidad bebía directamente del pasado. Como bien señala en su impresionante investigación “Cristóbal Balenciaga: la forja de un maestro (1895-1936)” Miren Arzalluz, sus influencias, sobre todo en lo que se refiere a la búsqueda de sus colores y sus volúmenes simples pero sorprendentes, podemos encontrarlas en los grandes maestros de la Pintura española, Velázquez, Goya, Zurbarán , de los que era rendido admirador , y en el kimono japonés.

El modisto vasco fue, junto con Coco Chanel, a la que dedicamos la anterior entrada del blog, un revolucionario y liberador de la silueta femenina a través de la eliminación , demostrando que se podía lucir femenina sin aprisionarse en las cinturas de avispa que Dior ensalzaba con su New Look .

Tras sus inicios en España y sus creaciones siguiendo las tendencias de las grandes firmas, Cristóbal Balenciaga, ya asentado en París, comienza, finalizada la Segunda Guerra Mundial, la  búsqueda de una nueva silueta femenina. Comenzará con la línea tounneau o barril, que proponía líneas fluídas, dando volúmen en cuello y espalda y dejando éste al descubierto, algo que heredó de la cultura japonesa en cuyas formas pudo profundizar gracias al estudio de la colección de kimonos y grabados japoneses de su amiga y colega Madelaine Vionnet. Un vestido, o abrigo como en el caso de la infografía que nos ocupa, de 1951, que dejaban espacio entre la tela y el cuerpo, una ruptura total, como hemos dicho con lo propuesto por Dior en ese mismo momento y que supondría el primero de los siguientes escalones de su liberación de la figura. Así mismo, Balenciaga en ese momento recorta las mangas para introducir vistosas joyas o guantes en el conjunto, creando con estos últimos, además, fuertes contrastes cromáticos que realzan el resultado final.

Esta búsqueda del volumen continuó con las faldas globo, los vestidos saco, que se caracteriza por una holgura de anchura diversa a la altura de la cintura que vuelve a estrecharse a la altura de las piernas, o los vestidos túnica en 1955, una prenda compuesta por dos piezas de líneas puras que no oprime el cuerpo. Las líneas características de los 60 aprecian ya claramente en creaciones como el vestido baby doll de 1958.

Sus cortes eran puros, sobrios pero impecables, sin apenas adornos pero sumamente elegantes, femeninos y favorecedores. En la época no tuvieron mucho éxito: poco gustaron a los hombres, ya que no marcaba ni busto ni cintura, y pocas fueron las mujeres atrevidas que se arriesgaron entonces con esos innovadores diseños.

En 1968 abandonó el mundo de la moda, sintiendo que la Alta Costura había muerto y que ya no había sitio para él en ese nuevo contexto, muriendo sólo cuatro años más tarde. Sin embargo, su influencia, su luz, su maestría y su arte tardarán muchos años en desaparecer porque su moda es atemporal y las pautas que aportó con sus diseños siguen aún vigentes.

«Un gran modisto debe ser un arquitecto para las líneas, un escultor para las formas, un pintor para los colores, un músico para la armonía y un filósofo en el sentido de la medida´´
(Cristóbal Balenciaga)

A continuación os dejo el enlace al documental Balenciaga, el legado de un mito para que disfrutéis con él y conozcáis la figura de Cristóbal Balenciaga en toda su dimensión.

Pues con esta entrada dedicada al gran maestro, Cristóbal Balenciaga, y al comienzo de su ruptura con las formas establecidas en pos de una silueta fluída, damos fin a nuestra serie dedicada a los 6 vestidos icónicos escogidos por Sin Magazine. ¿Conocíais a Balenciaga y la modernidad de sus diseños? ¿Con cual de estos grandes nombres o de los importantes modelos de esta serie os quedáis? Estoy deseando leer vuestros comentarios y espero que os haya gustado la idea de crear este conjunto de post. Cerramos el de hoy y comenzamos a escribir el del siguiente. Feliz semana.

By | 2018-05-31T08:30:01+00:00 mayo 5th, 2016|Historia de la Moda|2 Comments

About the Author:

Sara Marcos

2 Comments

  1. El amanuense 5 mayo, 2016 at 8:03 am - Reply

    Buenos días: que manera de recopilar estás seis joyas que buscaban lectores, y al menos a mi, me atraparon para siempre. Coco y Valenciana me han parecido el cierre elegante y reconocible del círculo de los grandes de la moda.
    Grazias por ilustrarnos, por tu tiempo y esfuerzo. Grazias por compartir.
    Buen mayo. Abrazos, de un amanuense enredado en esta abadía con aroma a Rosa.

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 8 mayo, 2016 at 4:47 pm - Reply

      Muchas gracias a ti, Amanuense. Me alegra que te haya gustado esta primera serie del blog de Tutti, que esperamos no sea la última. Gracias a ti por acogerla tan bien. Es fácil atrapar de la mano de estos grandes modistos y la historia de sus creaciones. Un abrazo y hasta la próxima semana.

Leave A Comment

Bienvenidos a Tutti Pazzi Per Labore

Camisetas para toda la familia, paraguas, mandiles, bodies para bebes, gorros, cojines, tote bags, diferentes bolsas de tela para niños y adultos, menorquinas… Todo lo que se te ocurra se puede pintar, te lo hacemos a mano y con mucho mimo, personalizado y exclusivo para tí.

Información de Contacto

C/ Moreda de Arriba, 89, Bajo Derecha 33670 Moreda de Aller (Asturias) Teléfono: +34 679 160 197 Email: info@tuttipazziperlabore.com Web: tuttipazziperlabore.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies