Aquellas maravillosas cassettes

//Aquellas maravillosas cassettes

Aquellas maravillosas cassettes

La semana pasa rápido y antes de darme cuenta ya está aquí de nuevo el jueves. En una semana pasan muchas cosas y al mismo tiempo parece que no pasa nada porque los días vuelan y antes de que me recupere del jueves anterior ya estamos, vosotros y yo, otra vez frente a la pantalla del ordenador. En una semana, en esta semana, hemos pasado del frío al sol, del silencio al bullicio, de la niebla a redescubrir el valle y su hermosa luz soleada y de nuevo a la lluvia y a los colores encapotados.

Así que creo que no he podido escoger un mejor momento que éste, para presentaros el nuevo modelo de paraguas de caballero, lleno de color para contrarrestar que las nubes palidecen de nuevo las montañas y evitar que el ánimo decaiga por esta prórroga que se empeña en jugar el invierno. La semana anterior os mostré dos modelos de una línea monócroma dedicados al mar y hoy un modelo como homenaje a la nostalgia. Puro estilo retro o vintage.

Creo sinceramente, y así lo digo siempre que se presenta la ocasión, que mi generación, los que vivimos plenamente los 80, los que recordamos perfectamente a Naranjito, sufrimos de nostalgia aguda. Quizá peco de fría y despegada, pero me sorprende el modo en el que nos aferramos y alabamos las canciones, las modas, los programas de antes. No sé cual será la clave de ese embrujo que nos hace mirar al pasado con esos ojillos brillantes y nos roba un suspiro acordándonos de las hombreras y esos refritos insanos a los que sometíamos a nuestro pelo. Lo que es innegable es que hay objetos de aquella época que tienen magia y encanto, que hablan de una época por sí mismos. Uno de esos objetos es el protagonista del paraguas de hoy: el cassette.

Sí, amigos, la cinta de cassette ha cumplido más de 50 años (y eso hace que muchos nos sintamos muy viejos de repente).  Philips comenzó a comercializarla en 1963, ahí es nada. Ha pasado medio siglo por este objeto y miles de estas cintas por las manos de todos nosotros durante este tiempo. Pero a pesar de los avances de los que disfrutamos ahora, no nos hemos olvidado de ellas, de sus peculiaridades, del boli Bic y el juego de muñeca necesarios para rebobinarlas, de las cintas de recopilaciones favoritas, de esas cintas que grabábamos a esa persona especial como si fuera una carta de amor perfumada…No hay que olvidar que, aunque ahora podemos ir con nuestra música preferida a todas partes, se lo debemos a ella, a la cassette, que hizo posible que comenzáramos a sacar la música a la calle o en nuestros viajes.

Muchos son los que se empeñan en que de una forma u otra, este soporte no desaparezca del todo en la época digital, como le ocurre con el vinilo, y no sólo por razones nostálgicas: hay quienes aseguran que antes, cuando las canciones disponibles se limitaban a algo más de una decena, escuchábamos mejor, nuestra atención se centraba en la música y ésta no era una mero ruido de fondo que tenemos de forma ininterrumpida en nuestras vidas. Por esta razón, todos ellos siguen rindiendo sus particulares homenajes, bien con eventos como el Cassette Store Day, similar al día de las tiendas de vinilos que se organizó en Londres con motivo del 50 aniversario de este soporte y que se vio apoyado por distintos sellos musicales, bien haciéndonos reir con nostalgia de cómo nos comportábamos entonces o con agudas reflexiones como la de Álvaro Corazón Rural en Jot Down o preparando su vuelta, al menos en la forma, pero con todo lo bueno de la época actual, como planea hacer Sony.  Quizá de este modo, la cassette renazca y consiga que las nuevas generaciones la reconozcan y la aprecien (no os perdáis este vídeo sobre las reacciones de unos niños al descubrir qué es un walkman y una cassette), aunque quizá nunca, por razones obvias, la mirarán con los ojos llenos de cariño y recuerdos de todos nosotros.

Por esta razón, por no ser sólo un objeto, por hablar de una época, por su sencillez de forma pero por tener la fuerza de los iconos, por todo eso Tutti pazzi per labore ha querido decorar este nuevo modelo de paraguas de caballero pintado a mano con las radio cassettes que tenéis disponible en nuestra tienda online.

Hoy para terminar no os dejo una canción, sino muchas. En vez de un vídeo musical os dejo AQUÍ el enlace uno de los programas de la serie que se elabora con retazos de los archivos de TVE y que emite La2, “Cachitos de hierro y cromo” titulado Música de gasolinera.  No tiene desperdicio, os lo aseguro.

Y a vosotros ¿qué recuerdos os traen las cassettes? ¿Recordáis con cariño sus limitaciones o respiráis aliviados por disfrutar de todas las ventajes de la época digital? ¿Creéis que el paraguas de Tutti recoge ese espíritu retro y colorista de esa época? Estoy deseando leer vuestros comentarios y opiniones y nos leemos de nuevo el próximo jueves.

By | 2018-05-31T08:30:20+00:00 marzo 12th, 2015|Nuestros productos|8 Comments

About the Author:

Sara Marcos

8 Comments

  1. Angela 12 marzo, 2015 at 2:51 pm - Reply

    ayyy las cintas de cassette¡¡¡ que buenas¡¡ tantos recuerdos¡¡¡ bueno bueno como se le ocurriera a uno de mis hermanos coger una sin permiso y que se le enrrollara ya la tenía montada¡¡ ¡jaja.. recuerdo que grababa a veces de la radio, claro con la propina no me daba para comprar toda la música, y una de las canciones que grabé y que pude escuchar como mil o dos mil veces fue Moonlight Shadow de Mike Olfield…creo que si rebusco todavía tendré la cassette…
    Pues tan bonitos recuerdos tengo, como son estos paraguas que Tutti ha pintado para que acompañen a los chicos en los días lluviosos¡¡¡ Un éxito seguro¡¡

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 12 marzo, 2015 at 3:59 pm - Reply

      Hola, Ángela. ¡Es verdad! Yo también grababa mucho de la radio. La verdad es que ahora nos parezca lo contrario por todos los avances que tenemos, la cassette era nos daba muco juego para lo limitada que era. Y los radiocassettes!! Recuerdo un viaje en coche Salamanca-Ciudad Real escuchando una y otra vez la misma cinta…¡porque estaba estropeado y no podíamos sacarla!! 🙁 Así que cuando acababa una cara…a por la otra de nuevo :):):p Muchas gracias por darnos tu opinión. Un abrazo!

  2. Crayon 12 marzo, 2015 at 3:54 pm - Reply

    ahhh las casettes…Recuerdo estar en un bus y decir, joer que suerte tener autorreves en el walkman!!!Todavia pienso por qué sería una suerte….cosas de uno.
    A mi las casetes es que me gustan como objeto.Fisicamente me parecen que son chulas…y luego está el plano sentimental al recordar cosas como que si grabame tu estas casetes de 90 en tu doble pletina…que si tuneo las cajas, que si mejor no las tuneo y te presentas con 25 iguales a las que no has asignado ningun nombre y tienes que ir poniendolas una a una para saber que grabaste.
    Las casetes que tenia (esas para hacer copias de seguridad) eran casi todas TDK pero una vez llegó a mi una PDM y que ilusión .Es que el PDM era el equipo de Pedro Delgado cuando le ficharon del extranjero

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 12 marzo, 2015 at 6:21 pm - Reply

      Jajjaaajjaaa…cuántos recuerdos tienes asociados a las cassettes, Crayón. Tú seguro que eres de las que piensas en ellas con mucha añoranza. La verdad es que son bonitas en su diseño también: muy simples pero perfectamente reconocibles. Lo peor era, sí, que los desordenados y caóticos como yo, si no poníamos las canciones o el nombre a la cinta en el momento era como perder esa cinta para siempre….luego tenías que ir poniendo una por una para saber cuál era la que buscabas…;) ¡qué recuerdos! Gracias por compartir tus recuerdos con nosotros. Espero que sigas leyendo nuestro blog. Un abrazo

  3. BeatrizMCh 12 marzo, 2015 at 4:07 pm - Reply

    Tutti, me ha encantado este post ochentero que te has marcado. ¡Qué nostalgia y… qué mayores somos!. El ver la cara de esos niños descubriendo lo que es un walkman y una cassette te enfrenta a la cruda realidad: somos unos vejestorios :b. ¿Qué decir sobre el paraguas? Pues que me mola cantidubi dubi dubi y sé de uno que va a flipar en colores con él. Aplaudo (como siempre) la elección de hoy del tema musical, porque de vez en cuando veo «Cachitos» y me hace disfrutar un montón… será la edad 😉 .

    Hasta la próxima y que la fuerza te acompañe.

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 12 marzo, 2015 at 6:25 pm - Reply

      Hola, Beatriz MCh! Sí, la verdad es que es todo un documento el vídeo de eso niños que ni se imaginan cómo vivíamos entonces…¡en los 80 y 90! y lo peor de todo es que no entenderían de ninguna manera cómo nos gustaba aquella época…en la que no había ipods (ni los soñábamos) Sí, te hace sentir viejo pero al mismo tiempo te da pena que no hayan experimentado todo eso y hayan visto la tremenda evolución que ha sufrido la tecnología desde entonces.
      Me alegro que te haya gustado el paraguas y gracias por seguir el blog cada semana. Un abrazo!

  4. MB 12 marzo, 2015 at 6:49 pm - Reply

    Muy buenas Tutti & company. Aysss madre, ¡¡las cassettes o musicassettes!! Soy una auténtica fetichista de las cassettes. Me traen tantos recuerdos… ¿recuerdas un baúl chulísimo que me regalaron unos queridos amigos y amigas míos??? Pues ahora mismo está lleno hasta los topes de cassettes que no me atrevo y no quiero tirar, ¡me traen tantos recuerdos! (algunas originales, muy pocas, muchas tuneadas, otras regaladas con mucho añor, «cassettes de varios»…) Y aunque algunos no lo crean, siguen funcionando…. yo pensé que no iban a oirse, pero muy de vez en cuando me pongo alguna, por añoranza y eso. Yo no tenía dinero ni para las TDK, así que comprar música era casi ciencia ficción. Mis primeras cassettes grabables eran unas Aiostai o algo así, malas malísimas, pero era lo que había. Las grabaciones de la radio eran antológicas, pues entre las risas de mis hermanas, los pinchadiscos que hablaban cuando no debían, los cortes horarios y otro sinfín de circunstancias, la calidad era horrible, pero ahí estaba yo, esperando una tarde o una mañana, atentamente para saber cuándo ponían mi canción favorita. Lo malo es que las mezclas, para quienes no teníamos doble pletina ni mezcladores ni nada tan novedoso (joer, los de doble pletina eran los reyes del mambo), eran apoteósicas, ahora las escucho y me da la risa floja, porque en una misma cinta podía haber taaaanta variedad… En fin, que sí BeatrizMCh, que somos unas viejunas. Pero las cassettes siempre tendrán un rinconcito muy entrañable en mi corazón, por miles de razones, algunas inconfesables, pero todas tan entrañables… Ah, pero aquí veníamos a hablar del paraguas Tutti…. Ay, Tutti, como siempre, es una maravilla, retro, divertido, elegante… me ha encantado de verdad. Un besote

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 13 marzo, 2015 at 8:37 am - Reply

      Muchas gracias, MB, por contarnos tus recuerdos y me alegro de que te haya gustado el nuevo modelo de paraguas masculino. Colores y recuerdos para animar un objeto uniforme y funcional. Un abrazo grande

Leave A Comment

Bienvenidos a Tutti Pazzi Per Labore

Camisetas para toda la familia, paraguas, mandiles, bodies para bebes, gorros, cojines, tote bags, diferentes bolsas de tela para niños y adultos, menorquinas… Todo lo que se te ocurra se puede pintar, te lo hacemos a mano y con mucho mimo, personalizado y exclusivo para tí.

Información de Contacto

C/ Moreda de Arriba, 89, Bajo Derecha 33670 Moreda de Aller (Asturias) Teléfono: +34 679 160 197 Email: info@tuttipazziperlabore.com Web: tuttipazziperlabore.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies