Colores, recuerdos y erudición

//Colores, recuerdos y erudición

Colores, recuerdos y erudición

“Definir el color no es un ejercicio fácil. No sólo porque a lo largo de los siglos sus definiciones han variado según las épocas y sociedades, sino porque, incluso limitándonos al periodo contemporáneo, el color no se percibe de la misma manera en los cinco continentes. Cada cultura lo concibe  y lo define según su entorno natural, su clima, su historia, sus conocimientos, sus tradiciones. En este ámbito, el saber occidental no es una verdad absoluta, sino sólo un saber más entre otros. Por añadidura, esos saberes ni siquiera son unívocos” (Michel Pastoureau, Los colores de nuestros recuerdos)

Ya sabéis, o lo habréis intuido, que mi color preferido es el verde, y mucho más ahora, que gracias a las montañas que nos rodean, cada día he podido descubrir un matiz más en esta tonalidad. Además, desde que dedico mis días a la pintura y a los pinceles, disfruto de los colores, de sus tonos, de sus mezclas, de sus particularidades en la práctica, de manera sensorial. Pero la lectura del libro que os recomiendo en el post de hoy, Los colores de nuestros recuerdos de Michel Pastoureau, además me ha permitido disfrutar de ellos de un modo intelectual. No me refiero a esas teorías del color y esos espectros que abruman las mentes poco metódicas e intuitivas como la mía sino a una aproximación a los colores a través del ensayo.

Al mismo tiempo que tecleaba la palabra ensayo, se ha oído tragar saliva a algún lector del Planeta. Que nadie se asuste, porque de un tiempo a esta parte, mencionar dicho género literario ya no es hablar de erudición extrema e indescifrable, de tratados espesos cual junglas frondosas que todo lo cubren. Últimamente, me estoy alejando de los libros de ficción y voy llenando gustosamente el hueco que ellos dejan con un tipo de ensayo que me gusta y mucho. Son obras realmente eruditas pero al encontrarse estos datos expertos entretejidos con un estilo personal y en el que los conceptos se amalgaman con experiencias del autor o aspectos propios de otros géneros como los libros de viajes, las memorias, etc. constituyen una lectura sencilla y la materia en cuestión, a mi parecer, fluye hasta nuestro interior sin resistencia ni extrañeza. Lejos de quitarle rigor o interés estas reflexiones de carácter más personal, son libros que enganchan, más allá de la materia específica de la que traten y del interés que uno tenga en ella. Este tipo de ensayos son los que apunto en mi lista de favoritos y de recomendaciones, como pequeñas joyas en mi joyero literario personal: entre mis piezas más valiosas guardo a María Belmonte y sus viajes por el País Vasco y por Grecia e Italia, Leviatán yo la ballena de Phillip Hoare y la historia de los limones en Italia de mano de Helena Attlee. La última joya descubierta y que no me canso de recomendar es, editado en nuestro país por Periférica este año y ganador del Premio Medicis de ensayo en 2010 año de su publicacion en Francia, el libro que hoy nos ocupa, Los colores de nuestros recuerdos

Los colores de nuestros recuerdos

La obra de este medievalista francés, especializado en los colores y animales, dos pasiones que se desprenden de la heráldica, está a camino entre el ensayo, las memorias y un libro de historia del arte. Su punto de partida, no es otro, que el de asociar cada uno de los colores a recuerdos del autor, a momentos de su vida personal o su carrera como historiador que narra de forma breve y con mucha gracia y estilo personal. Estas pequeñas historias o anécdotas personales, sirven de excusa también para explicar cambios históricos, sociales y culturales a través de los colores y los significados que estos encierran. Dice el autor al finalizar el libro:  “Definir el color de modo unívoco es un ejercicio imposible (…) Para las ciencias humanas, todo es cultural. Hagamos pues, por última vez un poco de historia y recordemos a modo de conclusión cómo a lo largo de los siglos el color se ha ido definiendo sucesivamente como materia, luego como luz y, al final, como una sensación. Nuestros saberes y nuestros comportamientos actuales, son en parte herencia de esta triple definición”. Es por tanto un nuevo modo de contar la historia, nuestra historia  y sus historias a través del color.

Algunos de los puntos fuertes de este Los colores de nuestros recuerdos, además de los aspectos interesantísimos que nos cuenta Pastoureau, son su humildad a la hora de exponernos sus conocimientos, su capacidad de síntesis, sus sabias observaciones y sus reflexiones siempre tan acertadas, pero por encima de todas está su sentido del humor. Todos sus conocimientos y recuerdos los presenta de un modo delicioso sino sobre todo, para mí, de manera muy divertida. Mientras leía por primera vez, no pude resistirme a compartir algunos fragmentos en voz alta con A., que terminó pidiendo que le leyera más y más fragmentos, porque llegábamos incluso a la risa, sorprendidos siempre por su gracia y su encanto en el modo de presentar los distintos capítulos o por su modo de reírse de sí mismo y de sus complejos, como el de la gordura, que le ha acompañado desde la niñez. Imaginábamos a aquel niño rechoncho pero con una sensibilidad tremenda para distinguir diferentes matices de color probándose su chaqueta azul, tal y como narra en La americana azul marino, o el día que quedó destinado al papel de portero con esa frase de su profesor de gimnasia “Tú, gordo, de portero!” en el capítulo El portero y el árbitro en el que reflexiona sobre la procedencia del uso del color negro para la indumentaria del árbitro, al mismo tiempo que nos regala pasajes sobre su pasado futbolístico que son dignos de cualquier libro de mi adorado Nicolás.

Dese la primera persona, nos introduce cada uno de los aspectos a tratar en cada capítulo de una particular manera, como la utilizada por Alexandro Baricco en su maravilloso Barnun. Crónicas del gran show musical o el también magnífico No leer de Alejandro Zambra. Así comienza por ejemplo su reflexión sobre el concepto de incoloro : “Enceremos los zapatos, nada malo puede salir de ello. No sólo tendremos unos zapatos flamantes y nuevos, sino a veces también unas ideas insólitas y hasta fértiles. Por ejemplo, le debo a una gran marca de betún hoy ya desaparecida, la idea de una encuesta sobre la noción de lo incoloro y su historia en Europa, desde la Antigüedad clásica, hasta nuestros días”.

Así, a través de los colores y de su evolución, Michel Pastoureau nos habla de la vida, de la suya y la de todos: de los pantalones vaqueros y su coloración, de la ropa interior, de los colores que adelgazan, de los semáforos, los billetes del metro, los colores de los coches, del cine, los emblemas y banderas y de algunas tradiciones. Confesiones que le ayudan a fijar recuerdos y a nosotros a aprender de ellos y a disfrutar de la lectura de esta magnífica obra que os recomiendo.

El autor nos confiesa que según lo que ha visto en los diferentes congresos a los que ha asistido en su vida, del color pueden hablar sociólogos, físicos, lingüistas, pintores, químicos, antropólogos y hasta neurólogos, arquitectos, estilistas, urbanistas y músicos, pero yo os digo, que ninguno lo va a hacer tan bien y de una forma tan interesantes, como lo hace él en Los colores de mis recuerdos.

Terminamos la entrada de hoy, como siempre con música, pero además hoy, con colores. Por eso hemos escogido Acuarela del brasileño Toquhino en español para poder disfrutar de su letra. Que tengáis un día colorido y nos leemos en una semana.

By | 2018-06-07T07:59:44+00:00 junio 7th, 2018|Artes plásticas y artes visuales|14 Comments

About the Author:

Sara Marcos

14 Comments

  1. Pin 7 junio, 2018 at 8:30 am - Reply

    Tutti tmb es muy de colores verdad? Como se ve en la foto.. 🙂

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 10 junio, 2018 at 4:07 pm - Reply

      Siii, Pin. Tutti es de los más colorista, no hace falta más que ver nuestros productos. 😉 Un abrazo

  2. Mridu 7 junio, 2018 at 1:40 pm - Reply

    Sara Marcos, thanks! And thanks for sharing your great posts every week!

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 10 junio, 2018 at 4:09 pm - Reply

      Thank you, Mridu, for reading us every week.

  3. Cris 7 junio, 2018 at 1:56 pm - Reply

    ¡¡Los colores!! ¡Como nos hablan también de las personas!! Una vez más me ha gustado leerte y saber y guardarme tus recomendaciones¡¡
    Un besote Tutti

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 10 junio, 2018 at 4:11 pm - Reply

      Muchas gracias, Cris. Sí, los colores guardan mucha información y si además, nos los descubre Michel Pastoureau son toda una lección, un descubrimiento y un auténtico disfrute. Gracias por leernos cada semana. Un abrazo muy grande

  4. El amanuense 7 junio, 2018 at 3:18 pm - Reply

    Tutty, gracias: buenas tardes. Una tarde como la de hoy, en este junio de grises y verdes, nos los conviertes tú: Sara en el día en luminoso gracias a la buena literatura que nos ofreces. Unas delicias para llevarse a la vista y al alma en estos meses de asueto que se nos acercan ya al horizonte de nuestros cuerpos magullados, y alma ya cansadita. Como siempre grazias por este post musical-literario, repleto de golosinas para disfrutar en esta semana que ya termina.

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 10 junio, 2018 at 4:13 pm - Reply

      Buenas tardes, Amanuense. Esta es una recomendación para disfrutar en las vacaciones, para desconectar y pensar en otras cosas…y aprender. Espero que te guste este ensayo si decides leerlo y será un placer comentarlo contigo. Un abrazo

  5. Redacon 7 junio, 2018 at 9:22 pm - Reply

    Sara Marcos, thanks a lot for the article post.Much thanks again. Fantastic.http://essaywritekd.com/

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 10 junio, 2018 at 4:16 pm - Reply

      Thnak a lot for your words, Redacon. Regards.

  6. MacBlog 8 junio, 2018 at 12:53 am - Reply

    Sara Marcos, thank you for your blog post.Really thank you! Awesome.

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 10 junio, 2018 at 4:17 pm - Reply

      Thank you for your words, MacBlog. Regards.

  7. krevak 9 junio, 2018 at 12:19 am - Reply

    Gracias amigo salud2helpwithmath

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 10 junio, 2018 at 4:18 pm - Reply

      Gracias a ti por leernos, Krevak. Un saludo

Leave A Comment

Bienvenidos a Tutti Pazzi Per Labore

Camisetas para toda la familia, paraguas, mandiles, bodies para bebes, gorros, cojines, tote bags, diferentes bolsas de tela para niños y adultos, menorquinas… Todo lo que se te ocurra se puede pintar, te lo hacemos a mano y con mucho mimo, personalizado y exclusivo para tí.

Información de Contacto

C/ Moreda de Arriba, 89, Bajo Derecha 33670 Moreda de Aller (Asturias) Teléfono: +34 679 160 197 Email: info@tuttipazziperlabore.com Web: tuttipazziperlabore.com