Edward Steichen, de la moda al arte

//Edward Steichen, de la moda al arte

Edward Steichen, de la moda al arte

Ha sido definido como “el mejor fotógrafo de todos los tiempos”. Su figura dio categoría de Arte a la fotografía cuando no gozaba de este estatus, y paradójicamente, en gran parte por su labor como fotógrafo de moda y  publicidad. Fue el responsable de una de los mayores hitos expositivos del siglo XX, la exposición The Family Man que comisionó para el MoMa de Nueva York, y a él le debemos algunos de los más bellos e influyentes retratos de las estrellas del cine del momento. Dedicamos el post de hoy a Edward Steichen (1879 – 1973), que convirtió a las modelos en mujeres de carne y hueso, dejando de ser muñecas inexpresivas, como hasta ese momento, gracias al realismo de su fotografía y a la nitidez de sus imágenes, lograda con una iluminación que mezclaba luz natural y artificial.

Aunque nacido en Luxemburgo, Edward Steichen emigró en sus primeros años de vida a Estados Unidos junto con su familia. A los quince años trabajó para la Compañía de Arte Americano de Milwaukee dedicándose a la realización de litografías y allí aprendió dibujo y pintura y tuvo sus primeros contactos con la fotografía. Sólo un año más tarde comienza su carrera como fotógrafo, usando una de las llamadas «cámaras detectivescas» de Kodak.  Se mudó a París años después para estudiar pintura, lo que determinó su estilo en un primer momento, al ser un destacado seguidor del pictorialismo en fotografía, fuertemente influido por la obra impresionista de Manet y el realismo de James McNeill Wisthler .

En 1900 su camino se cruza con el del también fotógrafo  Alfred Stieglitz con quien colaboró en la fundación del grupo Photo-Secession –basado en la expresión propia e independiente de los tradicionalismos– así como de su prestigiosa publicación oficial, Camera Work. Con el objetivo de mostrar el arte moderno en América, ambos fotógrafos abrieron en Nueva York la galería de arte Gallery 291, donde exhibieron a grandes artistas como Rodín, Matisse, Cézzane, Picasso o Toulouse-Lautrec.

En sus 70 años de labor profesional Edward Steichen abordó todos los géneros: retratos, desnudos, reportajes de guerra, publicidad, paisajes naturales y urbanos, flores, danza, etc., alcanzando en todos ellos maestría y personalidad. Su extensa obra se engloba en tres etapas bien diferenciadas que veremos a continuación:

Pictorialismo

Desde sus inicios y hasta la Primera Guerra Mundial, la obra de Edward Steichen, como señalamos anteriormente, se engloba dentro de la corriente pictorialista, directamente influenciada por su formación y labor como pintor, realizando desnudos, retratos y paisajes profundamente simbólicos, atmosféricos y llenos de romanticismo. De esta etapa destaca The pond moonlight, obra por la que se llegó a pagar 2,9 millones de dólares en el año 2006, la fotografía del Puente de Brooklyn (1903), la del edificio Flatiron (1905) e In memoriam (1906).

Durante este periodo Steichen experimenta, además, con el descubrimiento que los hermanos Lumiere realizan en 1907 y que conoce durante su estancia en la capital francesa, el autocromo, un método basado en producir imágenes en color por síntesis aditiva, empleando placas de cristal con una emulsión bañada en granos de almidón obtenidos a partir de fécula de patata coloreados en rojo anaranjado, verde y azul violáceo, recubiertos por una capa de barniz y látex y posteriormente por la emulsión de bromuro de plata. Recientemente se han descubierto tres autocromos de Steichen realizados en torno a 1908 que pertenecían a la pintora Charlotte Albright.

Años de Condé Nast

Al inicio de la década de los años 20, su concepción de la fotografía sufre un cambio y renuncia a la búsqueda del arte en sí mismo a través de la imagen y siente que es necesario tener un fin para su labor, encontrando un nuevo camino en la fotografía de moda y publicidad. Estos son los años que trabaja al servicio de la editorial Condé Nast (1923-1937), responsables de la edición de revistas especializadas como Vogue y Vanity Fair. Abandona entonces definitivamente su labor como pintor y apuesta totalmente por el campo de la fotografía y abandona Francia, incapaz de desarrollar su nueva labor en un país arrasado por la guerra.  Durante 15 años en este campo establecerá las pautas de la fotografía de moda y publicidad, unas pautas estéticas que aún hoy siguen vigentes, siendo referencia para muchos profesionales del sector, con imágenes de marcados contrastes lumínicos y de volúmenes, con composiciones marcadas por las rectas, de gusto cercano a la corriente Art decó, con gran fuerza y precisión en sus imágenes. A menudo se señala que él, con sus retratos sencillos, pero llenos de elegancia y fuerza de las estrellas cinematográficas del momento, fue el creador del glamour. Todos querían ser retratados por el gran maestro, que mostrara su versión más elegante y desnuda de ellos mismos al mundo. Además, ostenta el hito de haber realizado la primera portada en color de la revista Vogue, sin que, por abandonar el blanco y negro, perdiera un ápice de la elegancia y la fuerza de sus composiciones.

Edward Steichen plasmó todo su bagaje artístico y todas sus ideas compositivas a la fotografía de moda, todo su talento pictórico para retratar ropa y cuerpos vestidos, resaltando brillos, texturas y caídas de telas, así como su aportación de una nueva iluminación que aportaba nitidez y carnosidad.

De esta época son la serie de retratos que le hizo a Greta Garbo, a Charles Chaplin, Joan Crawford, Winston Churchill, H.G. Wells, Dorothy Parker, George Gershwin, Paul Morand, Ernst Lubitsch, Marlene Dietrich, Walt Disney, Fred Astaire, Cecil B. DeMille, Thomas Mann, Gary Cooper o a Gloria Swanson, que encabeza tras ese maravilloso encaje nuestro post.


The Family man y labor expositiva de Edward Steichen

Durante la Segunda Guerra Mundial y durante la participación de Steichen en el conflicto como Teniente Comandante en Jefe de la Unidad Naval fotográfica de la Armada, la visión y el trabajo del fotógrafo cambian. Además, sentía que, tras quince años en el mundo de la fotografía comercial había agotado ese camino, y necesitaba encontrar un nuevo lenguaje. Esta etapa le obliga a reflexionar sobre su obra y a aprender a crear de otra forma, a jugar con la iluminación y a crear un estilo más directo y realista.

Tras la Guerra y hasta 1962 ocupará el cargo de responsable del Departamento de Fotografía del Museo de Arte Moderno de Nueva York, donde comisionará una de las más grandes exposiciones fotográficas por su envergadura y por su repercusión: The Family Man (1955), en la que se seleccionaron 500 fotografías, de 273 fotógrafos de 68 países. Una recopilación de distintas tipologías familiares y un canto a la diversidad y un homenaje a la humanidad. La muestra, en su itinerancia por múltiples países de varios continentes alcanzó los 9 millones de espectadores. Todo un récord. En la actualidad y desde 1994, esta muestra se puede visitar en el Chateau Clervaux (Luxemburgo).

A continuación y para cerrar con el repaso a esta importante figura de la fotografía moderna,  os dejo el enlace a un vídeo con muchas de las fotografías del gran Edward Steichen para que apreciéis en su justa medida todos los registros con los que trabajó y los maravillosos resultados obtenidos en todos los géneros. Gracias a él, la fotografía se mira con otros ojos y consigue transmitir toda la belleza e intensidad que encierran los objetos y los seres humanos.

Tanta elegancia llena de intensidad y minimalismo me ha recordado muchísimo a las canciones lentas de Rufus Wainwritgh, con su maravillosa voz y su piano, discreto pero tremendamente necesario en la réplica, como los contrastes que Steichen establece en sus imágenes.  Ahora que está de nuevo por nuestro país promocionando su nuevo disco en homenaje a Shakespeare, le recuperamos para cerrar el post de hoy, con su canción Poses de su disco homónimo del 2001. No he podido escoger una canción con mejor título para un post sobre fotografía. Que la disfrutéis.

Seguro que conocíais muchas de las imágenes de este magnífico fotógrafo, artista de ojo certero y gusto exquisito, pero supongo que nunca está de más en profundizar en la belleza, sobre todo en estos momentos que vivimos. Rodearnos de esa belleza honesta y limpia de las miradas anónimas o no que recoge y plasma Edward Steicher en sus fotografías. ¿Lo conocíais? ¿Cual es vuestra foto preferida de este autor? ¿Veis influencias suyas en otros fotógrafos? Estoy deseando conocer vuestras opiniones, así que me despido para dejaros paso….Hasta la semana que viene.

By | 2018-05-31T08:30:01+00:00 mayo 12th, 2016|Artes plásticas y artes visuales|6 Comments

About the Author:

Sara Marcos

6 Comments

  1. El cestillo de Emilia 12 mayo, 2016 at 8:02 am - Reply

    Como bien dices, alguna de las fotos sí que las conocía, pero del autor …
    Gracias por el post!!! Y por el tema de cierre!!

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 12 mayo, 2016 at 10:28 am - Reply

      Gracias a ti, Alicia. Para eso está Tutti…para poner nombre y contextualizar aquello que ya está en nuestros ojos. Me alegra que a alguien sensible como tú le hayan gustado esas imágenes y la voz maravillosa de Rufus con su piano. Gracias por seguirnos y un abrazo

  2. El amanuense 12 mayo, 2016 at 8:08 am - Reply

    Buenos días, Sara: grazias por regalarnos otra pieza de museo para la pinacoteca TuttiArt. Los ojos no dejan de recibir imágenes que emocionan el corazón de los que te seguimos. Blanco y negro elegante , sutil y mostrándonos la vida diaria tan dispar que transitaba Edward Steichen. Tu blog es siempre una mina donde escarbar y descubrir a los grandes de la ilustración, de la música, de la moda, de la danza, del teatro,y del cine. Un oasis en este mundo donde reina el mal gusto, las prisas y lo vulgar. Rufus para los oidos!!! Un no cualquiera que compone e interpreta para los más sensibles y llega hasta los más horteras. Grande!!!! Buen día y grazias. Un abrazo

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 12 mayo, 2016 at 10:31 am - Reply

      Gracias a ti, Amanuense por estar siempre dispuesto a dejarte sorprender y a bucear en Tutti. Recurda que muchos caminos nuevos se abren y nuevas imágenes se esconden detras de las palabras resaltadas y los enlaces que éstas guardan. Es un placer seguir compartiendo y disfrutando de la belleza con vosotros. Un abrazo

  3. puli 12 mayo, 2016 at 3:05 pm - Reply

    La palabra que me sale despues de leer y ver es ¡¡impresionada!!!Gracias por darme a conocer a estos pedazos de artistas¡¡ Un besote y gracias por tu trabajo de cada semana

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 12 mayo, 2016 at 4:19 pm - Reply

      Muchas gracias, Cristina pero no merezco tanto. Me alegro de que os pueda aportar algo, aunque sea muy pequeñito cada semana. Un abrazo enorme y gracias por estar ahí.

Leave A Comment

Bienvenidos a Tutti Pazzi Per Labore

Camisetas para toda la familia, paraguas, mandiles, bodies para bebes, gorros, cojines, tote bags, diferentes bolsas de tela para niños y adultos, menorquinas… Todo lo que se te ocurra se puede pintar, te lo hacemos a mano y con mucho mimo, personalizado y exclusivo para tí.

Información de Contacto

C/ Moreda de Arriba, 89, Bajo Derecha 33670 Moreda de Aller (Asturias) Teléfono: +34 679 160 197 Email: info@tuttipazziperlabore.com Web: tuttipazziperlabore.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies