Entre papel y tijeras la Caperucita con boina descubre Nueva York

//Entre papel y tijeras la Caperucita con boina descubre Nueva York

Entre papel y tijeras la Caperucita con boina descubre Nueva York

«¿Adónde van las cosas cuando salen de nuestros ojos si no las sujetamos aquí? Me amparo en la palabras, forman como un castillito (…)» (Cuadernos de todo, Carmen Martín Gaite)

Nuevo jueves, nueva entrada. Pero hoy variamos y dejamos la lluvia, los paraguas y los pinceles por unos días, que bastante presencia real tienen ya estas últimas semanas, para compartir con vosotros una nueva entrega de la sección Cosas que me inspiran. Si recordáis inauguramos esta sección enplenas fechas navideñas, echándonos un órdago a la grande, un reto que tenemos aún pendiente. (Si no sabéis de lo que estoy hablando, podéis leerlo pinchando aquí).

Aunque las literarias no son las únicas referencias que tengo, no os voy a engañar, teniendo en cuenta  mi pasado, van a ser muchas las ocasiones en las que en este apartado vamos a hablar de libros. Libros de corte artístico o con alguna conexión con el lenguaje plástico, libros especiales, libros que me inspiran, que me aportan conocimiento, que me dan ideas….Así que espero que os gusten los libros tanto como a mí, y que podáis disfrutarla y descubráis cosas nuevas en ella, y, si os apetece, que me ayudéis con vuestros comentarios a encontrar nuevas referencias o conexiones que seguro me enriquecerán.

visiones-de-nueva-york-carmen-martin-gaite-portada

Hay personas que tienen un don especial en lo que en el mundo de las tiendas y las compras se refiere: cuántas veces hemos pasado por una tienda y no hemos encontrado nada, de nada, de nada. Pero en cambio, tenemos una amiga que siempre encuentra un chollo en ella o una prenda maravillosa que ha pasado inadvertida a nuestros ojos…. Pues A. tiene ese don, pero en las librerías. Y tengo la suerte, de que en muchos casos acabo beneficiándome de ese radar “captador de libros maravillosos”, porque a menudo cae algún regalito, como en este caso.  Así que un día A., en una de sus múltiples visitas a ese maravilloso lugar que es La Nave, joyería de autor y librería de viejo, descubrió  Visiones de Nueva York, de Carmen Martín Gaite (Siruela, 2005)  y de ese modo llegó a mis manos para descubrirme un mundo de collages, impresiones, de experiencias nuevas y confesiones a familiares y amigos. Excelente edición facsímil del cuaderno  en cartoné, de 21×14 cms, atractiva a la vista y al tacto.

A pesar de haber paseado durante mucho tiempo por las mismas calles, la figura de esta escritora salmantina (Salamanca, 1925-Madrid, 2000)  la sentía bastante lejana a mí, pero al abrir este cuaderno, este diario visual de su primera estancia en la ciudad de Nueva York a través de collages y recortes, encontré un punto de unión entre ambas que me animó a explorar sobre su figura y a acercarme a su atrayente obra literaria.

Como os he comentado en alguna ocasión anterior, me suelo inspirar a menudo en imágenes (como os indicaba en esta ocasión), por lo que para mí, leer una revista es un ritual, en el que el sonido del pasar las hojas se mezcla con un sucesivo rasgado de las mismas, una sinfonía de papel que reservo para los fines de semana. Además, tengo desde hace tiempo una caja enorme en la que acumulo esos recortes, deseando que llegue el día en el que pueda organizarlos para que luego sea más sencillo el volver a esas imágenes sugerentes cuando las necesito. Ramalazos bibliotecarios, supongo. Y aunque esto todavía está en el territorio de la utopía, el leer esta edición facsímil del cuaderno de Calila, como la llamaban sus allegados, ha hecho que este deseo gane fuerza y que, espero pronto se materialice. El cuaderno donde irán pegadas, combinadas y comentadas dichas imágenes también está ya en mi poder así que….¡tengo que empezar!

Volviendo al cuaderno de Carmen Martín Gaite, por lo que luego he sabido, la de hacer collages, hacer dibujos e ir apuntando cosas en los cuadernos era una costumbre que tenía la escritora, como lo demuestran sus “Cuadernos de todo. En ellos, como en el de “ Visiones de Nueva York”, se mezcla la reflexión personal, los apuntes de la vida cotidiana, el humor, una visión imaginativa y personal de su día a día en su primera estancia en la ciudad de los rascacielos. Una crónica de algunos sucesos que tuvieron lugar en el otoño de 1980, en esa ciudad, como el asesinato de John Lennon o las elecciones estadounidenses entre Jimmy Carter y  Ronald Reaggan. Los aspectos personales como sus conferencias, su chequera nueva, su apartamento o su descubrimiento de Edwar Hopper, se combinan en este patchwork de papel con aspectos del día a día y la historia de la ciudad.

Una mezcla muy peculiar y personal de mezclar las imágenes, de unir textos para otros con fragmentos que se escribe para sí misma (me gusta especialmente la página que dedica al collage sobre el momento en el que está dejando de fumar en el que se dice a ella misma que cuando se acuerde del cigarro y comience a idealizarlo con imágenes de vaqueros se ponga a cortar y a pegar qué es más divertido…..) Es curioso ver las conexiones, los intereses, los gustos, los referentes. Una labor hecha de retazos vitales, día a día, sueño a sueño, que en definitivamente hablarán en el futuro de quien lo hizo y del momento que entonces ella vivía.

Hay algo en estas crónicas personales de lo pequeño que me han recordado, no sin cierto sonrojo, a las cartas que le escribía a mi hermana cuando comenzó a trabajar y se fue a otra provincia. En ellas, le contaba muchas cosas, las aderezaba con dibujos e incluso le contaba con todo lujo de detalles los capítulos de la serie a la que estábamos ambas enganchadas: Urgencias, para que no perdiera el hilo y pudiera ver los siguientes capítulos.

Para finalizar, os dejo con un fragmento del Concierto del Solsticio de Invierno del año 2011 de Paul Winter. He seleccionado este fragmento porque Carmen Martín Gaite, tal y como señala en uno de los collage de su cuaderno newyorkino al que dedica una página, estuvo presente en el mítico Concierto del Solsticio de Invierno del 19 de diciembre de 1980, con el que Paul Winter y su grupo comenzaron una tradición que se repite cada año desde entonces celebrando así en la en la catedral St John theDivine en el Harlem, para celebrar la noche más larga con un espectáculo multicultural de música, danza y renovación. Por otra parte, un concierto mítico del que había oído hablar en muchas ocasiones a A., devoto oyente del programa de Ramón Trecet en Radio3 que conseguía acercar lejanas y mágicas músicas.

Y vosotros, ¿conocíais esta obra de Carmen Martín Gaite o su afición por los collages? ¿Tenéis entre vuestras favoritas alguna obra de este estilo, un cuaderno personal con dibujos o de collages, de algún otro autor que os inspire y queráis compartir con nosotros? Estaré encantada de descubrir todo aquello que queráis mostrarme.

By | 2018-05-31T08:30:21+00:00 febrero 5th, 2015|Creatividad y diseño|8 Comments

About the Author:

Sara Marcos

8 Comments

  1. Tosa 5 febrero, 2015 at 10:41 am - Reply

    Yo no conocía esta afición de Martín Gaite por los collages…Vaya tino que tiene A., eh? Mi máximo esplendor en los collages fue poner caras o estrellas en los márgenes de los apuntes….vamos igualito que la artista de tuttipazzi, jeje

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 5 febrero, 2015 at 11:00 am - Reply

      La verdad, Tosa, es que yo creo que es una faceta desconocida para mucha gente, pero acercarse a esos cuadernos o a este «Visiones de Nueva York», ayuda a conocer otras facetas de esta autora y a conocerla mejor. El arte del collage es algo muy personal y rico…así que no desesperes con tus caras al margen y adéntrate en ese maravilloso mundo que seguro que tienes un estilo propio!. Y si además quieres compartir los resultados con nosotros…pues yo encantada! 😉 Muchas gracias, Tosa, por tu comentario y gracias por seguir el blog. Besos

  2. Maria José Fraile 6 febrero, 2015 at 12:53 am - Reply

    Yo tampoco conocía esa faceta. Me parece genial. Un poco como pegar retazos de sueños, ilusiones y hacerlo de una manera a la vez creativa y divertida.
    Me encantan los jueves mi bella cabe cita creativa en la que la lectura ocupa el lugar que le corresponde.

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 6 febrero, 2015 at 11:55 am - Reply

      El collage tiene algo mágico, Maria José Fraile, como el patchwork u otra labor. Tiene algo de técnica, pero mucho de personal, dí, como dices de sueños, de imágenes propias, de pensamientos con algo que está al alcance de todos pero son mosaicos que cada uno realizaríamos de una forma diferente. Nos encanta tenerte al otro lado cada jueves, MAria José. Muchas gracias por tu fidelidad. Besos

  3. Cristina 7 febrero, 2015 at 9:34 am - Reply

    Al leer collage, se me viene a la cabeza el cole, que divertidas esas clases de trabajos manuales¡¡ pero sin embargo todos podríamos hacer un collage de parte de nuestras vidas, quien no tiene guardado recortes de sus cantantes favoritos, entradas de cine, dedicatorias del chico que te gustaba, postales de las vacaciones de tus amigos, cartas…eso sí, a mi nunca me quedarían tan chulos como los de Carmen Martín Gaite, que hasta hoy yo desconocía…siempre descubriendo cosas con Tutti¡¡¡

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 7 febrero, 2015 at 10:26 am - Reply

      Cristina, muchas gracias. Descubrimos cosas juntos. El collage tiene algo de diario, de recuerdos, de trozos de cada uno….lo bueno yo creo que el resultado es muy característico,ni mejor ni peor,porque nosotros somos el pegamento. Gracias por leernos cada jueves y compartir tus opiniones.Besos

  4. Mavi 11 febrero, 2015 at 4:29 pm - Reply

    ¡Qué guay la entrada de hoy! Me encanta hacer collage y también tengo muchas revistas guardadas esperando … a este paso eternamente jajaja. La última vez que hice fue una serie que en vez de partir de cero aprovechaba el catálogo otoño-invierno de Zara Home. ¿Conoces sus catálogos? Edición cuidadísima, formato agradable, fotografías de interiores y exteriores con poco «ruido» comercial. El más gracioso fue uno de Einstein robótico con bolsas de rebajas.
    En casa tengo la edición facsímil del diario de Frida Kahlo. No tiene collages pero llegó a mis manos en una época en que yo también escribía un diario y su estilo visual tan intenso me influyó y empecé a introducir dibujos y recortes. ¡Mejor no revisarlo! :)))
    Un beso

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 11 febrero, 2015 at 6:04 pm - Reply

      OOOhhhh….Mavi! Pues un diario de Frida Kahlo tiene que ser algo muy muy potente visualmente. Me encantaría verlo. Con ese universo tan personal y tantas y tan intensas experiencias.
      Sí conozco los catálogos de Zara Home, y la verdad es que como muchas otras marcas ahora son como libros, muy bien editados, las fotos muy cuidadas….me parecen un gran punto de partida como «escenarios» para un college….¡gran idea! Gracias por compartirlo con nosotros y por seguirnos. Besos

Leave A Comment

Bienvenidos a Tutti Pazzi Per Labore

Camisetas para toda la familia, paraguas, mandiles, bodies para bebes, gorros, cojines, tote bags, diferentes bolsas de tela para niños y adultos, menorquinas… Todo lo que se te ocurra se puede pintar, te lo hacemos a mano y con mucho mimo, personalizado y exclusivo para tí.

Información de Contacto

C/ Moreda de Arriba, 89, Bajo Derecha 33670 Moreda de Aller (Asturias) Teléfono: +34 679 160 197 Email: info@tuttipazziperlabore.com Web: tuttipazziperlabore.com