Gran Gastby, gran Catherine

//Gran Gastby, gran Catherine

Gran Gastby, gran Catherine

Sin duda, la moda de la década de los años 20 tiene algo especial, un magnetismo que nos atrae a todos sin remedio. No sé si será el glamour de los brillos y las plumas o el imaginar los flecos de las faldas de las flappers moverse al ritmo del jazz o quizá la ligereza de las gasas lo que nos atrae de esa estética. A lo mejor es el trasfondo: esa nueva mentalidad que acorta las faldas y relaja las costumbres de una sociedad, renacida tras los bombardeos, que decide vivir y vestirse para ello. Supongo que cada uno tiene sus propias razones pero seguro que todos disfrutaréis del recital de glamour, imaginación y buen gusto que os quiero mostrar en la entrada de hoy: la reinterpretación que hace Catherine Martin de la moda de los felices años 20 en la nueva adaptación cinematográfica de la novela El gran Gastby (1929).

Por desgracia, no soy yo la .creadora de tanto arte, sino que es la gran Catherine Martin, la responsable del vestuario y dirección artística de las películas de su marido, el director australiano Baz Luhrmann, visionario para algunos y frívolo creador de pirotecnias visuales para otros. Vaya por delante que, uno, yo me encuentro entre los del primer grupo, el de los que han disfrutado de sus adaptaciones modernas y desvergonzadas, llenas de estímulos visuales, como la genial Romeo + Julieta (1996) (podéis ver el trailer clicando sobre el título), y, dos,  que esto no va a ser una crítica cinematográfica. No va de cine. Eso se lo dejo a otros, más adecuados, más sabios. Pero sí que he de hacer un apunte como espectadora de ambas versiones cinematográficas de la excelente novela de F. Scott Fitzgerald. Por supuesto, esto es una cuestión de gustos e interpretaciones, y todas las opiniones son válidas. Faltaría más.

bocetos-para-vestuario-pelicula-gran-gastby-por-catherine-martin-personajes-masculinos

Los bocetos del vestuario para la película El gran Gatsby, que mostramos junto a estas líneas, son un ejemplo del delicadísimo trabajo, lleno de detalles, que realiza la diseñadora Catherine Martin en las películas en las que colabora.

El gran Gastby de Luhrmann (podéis ver el trailer pinchando sobre el título) no tiene el mismo espíritu que la novela de Fitzgeral, del que se encuentra más cercana la primera versión cine de 1974 a cargo de Jack Clayton (podéis ver unas imágenes dela película pinchando en las palabras resaltadas). Pronto nos damos cuenta de que a Luhrmann le falta sutileza, a Di Caprio ambigüedad y misterio, ese que le sobra a raudales al Gastby de Redford, y a la Daisy de  Carey Mulligan (por otra parte perfecta en muchos de sus trabajos anteriores) le sobra melancolía y le falta la frivolidad, la que tiene la voluble protagonista de Mia Farrow, cuyo ánimo sube y baja como la espuma del champan con el que riegan sus fiestas, deslumbrada por el dinero y necesaria esa característica para entender sus actos.  Por tanto, al poco tiempo nos damos cuenta de que Luhrmann se ha decantado por una visión casi satírica con factura cercana a los dibujos animados por el abuso de los retoques digitales y que se aleja totalmente de la ambigüedad y delicadeza de la novela aportando solo obviedad a la historia, velocidad y tavellings.

Ante esta ausencia de profundidad, durante la primera fiesta en la casa de Gatsby, comencé a fijarme en el escenario, en los personajes que velozmente pasaban ante mi, sintiendo una y otra vez las ganas de tener el poder de congelar la imagen e introducirme en la escena para poder mirar con el detenimiento que merece el fantástico trabajo de vestuario y ambientación que hace la magnífica Catherine Martin. Alucinante. Demasiados detalles de gran nivel que pasan sin ser apreciados. Aquí sí hay sutileza y delicadeza. El vestuario, realmente maravilloso en el que colaboran las más lujosas y prestigiosas marcas, como Thiffany, muestran el lujo de la época  tan bien narrado en las páginas de la novela. Pero su cuidadísima y barroca estética no es una labor de arqueología sino una pura re-creación desde el absoluto conocimiento y la investigación rigurosa. Por tanto, al ver las mujeres de la película, por ejemplo podemos ir desgranando cada una de las características de la moda de la época que expusimos en la entrada que dedicamos a la moda de los años 20 (y que podéis recordar pinchando AQUÍ): las flappers, la moda deportiva, el Robe Style, los tocados del momento,etc.  Una pena que la cámara no decida pasar de la acción de la historia y nos muestre a los invitados desfilando y cada rincón de las estancias.

Ella, en su labor de diseño, parte del mismo principio que Baz Luhrmann en sus películas: trata de hablar del pasado a través del presente, volver a la historia a través de las formas modernas (podéis ver un vídeo con declaraciones suyas sobre la película e imágenes de sus modelos pinchando AQUÍ). Por eso, las piezas del vestuario, tienen en muchos casos elementos que parten de la estética actual: los colores, algunas formas, pero nos traen ecos del pasado, la esencia del momento que narran están en ellas. Del mismo modo en sus bandas sonoras de Luhrmann son habituales las versiones que aportan un sentido hasta narrativo a canciones creadas en la actualidad y ajenas a esa historia pero que quedan incrustadas perfectamente en esa época a través de retoques que le aportan un nuevo sentido, encajando perfectamente, cual pequeño brillante engarzado en una pieza general (de ejemplo os enlazo AQUÍ con un fragmento de Moulin Rouge, donde se hace una versión del Like a virgin de Madonna).

boceto-vestuario-de-daisy-para-la-pelicula-gran-gatsby

Muestra de esta visión desde la modernidad, es la colaboración que en esta ocasión han solicitado el matrimonio de la diseñadora milanesa Miuccia Prada. La propuesta que le hicieron fue que creara para la película 40 modelos de cóctel y tarde partiendo de diseños de la propia Prada. Ella, al igual que Luhrmann y Martin, siempre ha trabajado buscando formas modernas que hablaran de referencias históricas, por lo que dicha colaboración, con este punto de partida no sólo ha sido posible, si no que ha sido todo un éxito. No hay más que ver la película.

diseños de miuccia prada para la pelicula el gran gatsby

Terminamos la entrada de hoy, como no podía ser de otra forma, con una de las canciones que integran la banda sonora de El Gran Gatsby de la última versión. La famosísima canción de Beyoncé Crazy in love (si pincháis sobre el título podéis ver el vídeo de la versión original) interpretada con toques jazzísticos (y casi irreconocible) por Emilie Sande. Ya me diréis con qué versión os quedáis.

Espero que os haya gustado la entrada de hoy y os haya servido para disfrutar con el glamour de los años 20 y quizá, para revisionar o releer la historia de amor y ambición de este clásico de la literatura del siglo XX. Y por supuesto, si no lo conocíais ya, que os haya servido para descubrir el trabajo de esta ganadora de dos Oscars, creadora siempre de un trabajo de alto nivel. No perdáis de vista su nombre: Catherine Martin.

By | 2018-05-31T08:30:12+00:00 agosto 20th, 2015|Artes plásticas y artes visuales|2 Comments

About the Author:

Sara Marcos

2 Comments

  1. El amanuense 20 agosto, 2015 at 9:03 am - Reply

    Buenos días: Vaya post que nos has regalado!!!!!!!Gracias, de corazón. Visual, repleto de enlaces, y destilando arte por todos sus poros. Un placer conocer a la gran Catherine Martin. Sus trabajos repletos de buen gusto, color y rigor. Asoma lo mejor y peor de los años 20. La novela de Gatsby, imprescindible, desde mi modesto entender. La película de Redford, una delicia de lecturas entre lineas y contención. Gracias de nuevo por volvernos a ilustrar. Te espero para el jueves, y suerte con tus nuevos trabajos de cara a los frescores de final de 2015. Un abrazo y grazias

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 20 agosto, 2015 at 9:40 am - Reply

      Muchas gracias a ti, Amanuense. La verdad es que la novela con todo el reflejo de la época de los años 20 es un auténtico regalo para cualquier creador. Eso, sí, se cae en el peligro de quedarse en los brillos y olvidarse de toda la ambigüedad y tristeza que también encierran esas historias. Sin embargo, el trabajo de Catherine Martin nunca es superficial: diseñó tooodos los vestidos de cada uno de los extras (que como veis, no es trabajo ligero). El equipo de vestuario de esta película lo formaban nada más ni nada menos que 84 personas. Un auténtico batallón del glamour 😉 Un beso y a preparar la siguiente entrada.

Leave A Comment

Bienvenidos a Tutti Pazzi Per Labore

Camisetas para toda la familia, paraguas, mandiles, bodies para bebes, gorros, cojines, tote bags, diferentes bolsas de tela para niños y adultos, menorquinas… Todo lo que se te ocurra se puede pintar, te lo hacemos a mano y con mucho mimo, personalizado y exclusivo para tí.

Información de Contacto

C/ Moreda de Arriba, 89, Bajo Derecha 33670 Moreda de Aller (Asturias) Teléfono: +34 679 160 197 Email: info@tuttipazziperlabore.com Web: tuttipazziperlabore.com