Regálame Italia: libros, viajeros y el Grand Tour

//Regálame Italia: libros, viajeros y el Grand Tour

Regálame Italia: libros, viajeros y el Grand Tour

Puedes quedarte con el universo entero mientras yo pueda tener Italia(Giuseppe Verdi)

La pasada semana os hablé de mi vivero de ideas o ese purgatorio donde los temas aguardan su momento de ocupar un pequeño espacio en el blog de Tutti pazzi per labore. Esta semana, otra de esas semillas que echan fuertes raíces en la espera, reivindicó materializarse.  Así que a buena entendedora…pocas señales bastan. ¡Vamos a viajar! Como es época de empezar a pensar en envoltorios de regalos y espumillones, voy a haceros sugerencias de libros para regalar  a vuestros viajeros cercanos, en particular, y a todos aquellos que sean curiosos amantes de lo bello. Libros que hablan de viajes maravillosos, temáticos, históricos, artísticos….pero todos ellos por Italia. Lo ideal sería poder regalar un billete de avión, pero un libro es a menudo un buen pasaje para volar a tierras deseadas. Os propongo hoy recrearnos en una de las paradas obligatorias del Grand Tour, Italia, a través de los maravillosos libros que me han enviado señales.

“El inglés nace con la vocación de viajar ¿Por qué? Ni él mismo lo sabe. Viaja porque viajan los demás ingleses y porque un inglés no viaja si no es inglés”. (Emilia Pardo Bazán. Apuntes de un viaje de España a Ginebra, 1873)

El Grand Tour, término que apareció escrito por primera vez en 1670 en la obra El Voyage d’ Italie (El viaje a Italia) del jesuíta y viajero Richard Lassels, es  el viaje por Europa que realizaban (principalmente acompañados por un preceptor) jóvenes aristócratas, franceses, alemanes y principalmente británicos, como parte de su educación. Este viaje en etapas (que podía durar de unos meses a varios años en función del presupuesto de cada cual) fue antecesor del turismo moderno y tuvo su auge de mediados del siglo XVII a 1820. Este viaje era la oportunidad para los viajeros de clase alta, en un momento en el que la educación en las universidades había decaído en su calidad, de reforzar su educación, aprendiendo idiomas, disfrutando del Arte (Clásico y del Renacimiento), un momento de iniciación y madurez para los círculos más selectos. Como consecuencia de esos nuevos viajeros que descubrían Italia con ojos nuevos y siempre sorprendidos. El recorrido era muy variado e iba siendo modificado por intereses personales o las modas del momento. Sin embargo, dos paradas obligatorias eran Francia e Italia, comenzando los ingleses generalmente en Calais y visitando distintas poblaciones francesas, belgas y suizas o se viajaba directamente a Italia en barco y visitar otros países a la vuelta.

Los viajes entonces, se hacían de otra forma: no había ferrocarriles y los destinos más habituales ahora llevaban días y días alcanzarlos. Todo en el viaje tenía otro ritmo y por lógica otra duración. El recorrido por Italia estaba muy influenciado por el helenista Winckelmann, que, a decir de Goethe, instituyó la costumbre casi obligatoria de convertir el viaje a Italia en un estudio de la Historia del arte renacentista y greco-romana. Se visitaba en dicho país las urbes de Turín, Milán y Venecia, como centros culturales más modernos, y se bajaba al sur, a Florencia, a admirar obras del Renacimiento. Roma atraía a un gran número de jóvenes con aspiraciones artísticas, considerándola una visita obligada. La visita a Italia solía concluir en Nápoles, por aquel entonces la mayor ciudad de Italia, donde se admiraban también las ruinas de Pompeya. El escritor escocés Tobias Smollett descubrió para el público inglés la costa de Liguria y de la Toscana, que a partir de 1760 se popularizaron. Por su parte, Goethe, al publicar su Viaje a Italia a finales de la década de 1780, popularizó la visita a Sicilia.

Partiendo de estos viajeros de el Grand Tour quiero recomendaros algunos libros que nos van a hacer viajar por la Italia de antes, de ahora y de siempre, a través de sus testimonios o de las imágenes que tomaron, testimonios de una época que fue, de una Italia diferente en cada momento pero siempre con una belleza y riqueza artísticas constantes y que de un modo u otro siguen presentes en la cultura y el recuerdo de muchos británicos en la actualidad.

La editorial Taschen, que tanto defendemos y a la que profesamos devoción desde este blog, nos trae dos maravillosas ediciones sobre Italia hechas libro: La primera es una novedad de la editorial: Italia en torno a 1900. Un retrsato en color, una colección de fotocromosy láminas antiguas en color que nos muestran una Italia añorada, alejada del progreso y el turismo de masas. Más de 500 páginas en una edición plurilingüe que nos muestran un completo recorrido por sus más importantes ciudades y sus paisajes. La otra, The Grand Tour. The golden age of travel, una edición multilingüe (ingles, francés y alemán) que muestra ilustraciones, recuerdos e imágenes de archivo (pósteres de viajes, guías, pasajes, folletos, menús y pegatinas de maletas), que nos lleva de viaje por los lugares preferidos de escritores como Charles Dickens, Julio Verne, F. Scott Fitzgerald, Mark Twain y Goethe. Del gran tour de Europa al Lejano Oriente, lugares inhóspitos, por descubrir, territorios salvajes que nos describieron a través de sus plumas y sus ojos.

Nuestras siguientes recomendaciones literarias vienen de la mano de la editorial Acantilado:

Winckelmann y otros viajeros relevantes, literatos y eruditos, que se deslumbraron con las ciudades italianas y griegas, buscando las huellas de las civilizaciones pasadas son los protagonistas de Peregrinos de la belleza de la editorial Acantilado escrito por María Belmonte. Biografías encadenadas que nos van dando una descripción de dos países llenos aún de primitivismo y belleza que deslumbraban y asombraban a partes iguales a los afortunados viajeros que podían llegar. Patrick Leigh Fermor, Kevin Andrews, D. H. Lawrence, Henry Miller, W. Von Gloeden siguen los pasos marcados por Goethe en su Viaje a Italia y descubren el país en sus itinerarios y establecen una relación única y personal con esas tierras, su cultura y sus gentes.

Mientras que Helena Atlee, nos propone un maravilloso viaje gastronómico e histórico por Italia y sus cítricos en El país donde florece el limonero, una mezcla entre ensayo, crónica histórica, libro de viajes y recetario que debería poderse oler y degustar. Este libro, entre la erudición y los recuerdos,  puede convertirse en una maravillosa guía para plasmar las rutas y visitas que ésta experta en jardines nos propone y descubrir todo los rincones y secretos de Italia y los limones. Recuerdo cuando los vuelos eran tan caros que la gente solía hacer el largo viaje de Inglaterra a Italia en barco y tren. En cuanto llegabas a París las cosas mejoraban, porque allí era posible tomar el Palatino, un coche cama nocturno que iba a Roma, con parada en Florencia, en el que uno podía dormir durante todo el trayecto. La primera vez que hice ese viaje fue hace treinta y cinco años. Al amanecer levanté una esquina de la cortinilla de la sofocante litera y me di cuenta de que ya habíamos atravesado la frontera. Estábamos en la Riviera italiana, en algún lugar cerca de Ventimiglia, y crecían limones junto al andén de la estación. Las oscuras hojas y los brillantes frutos de los árboles destacaban contra el telón de fondo del mar. Nunca he olvidado aquellos árboles ni la manera en que transformaban el paisaje a su alrededor; un paisaje que resultaba intensamente extraño a mi mirada genuinamente inglesa.”

Para los amantes del dibujo, el urban sketching, los rincones con encantos y los libros bellos en general, os recomiendo esta colección de libros de acuarelas que Anaya Touring dedica a diferentes ciudades del mundo. Concretamente, Venecia y Roma protagonizan dos títulos de la misma, pero cualquier título-ciudad que regaléis hará las delicias de su dueño.

¿Y qué país prefiere usted?”. “Hay uno que adoro por encima de todos. Creo que usted haría lo mismo”. La mirada de ella descansó como en una tenue revelación y luego suspiró: “¿Italia?” “ Italia”, respondí también suavemente y por un momento compartimos este sentimiento íntimo (…) Hizo una pausa que al final rompió diciendo: “Ese es el lugar al que – en particular-pensaba ir” “¡Oh ese es el lugar-ese es el lugar!” (Four Meetings, Henry James)

Para finalizar el testimonio de dos viajeros, cronistas personales de la realidad del país y de sus ciudades más bellas e importantes: Henry James con su El amante de Italia, una selección de textos que acaba de editar Trabe de sus Horas italianas, y Enric González con Historias de Roma. Tras sus Historias de Londres e Historias de Nueva York, el corresponsal de El País en dichas ciudades, (y en la actualidad en Buenos Aires, con lo que confío que tengamos pronto una cuarta entrega de sus crónicas viajeras), desmenuza la capital italiana contemporánea, su historia, sus gentes, las anécdotas vividas…una delicia para cualquier lector conozca o no la ciudad previamente y un modo de descubrir la ciudad y conocerla en todas sus capas. La escritura de González es aguda, profunda, con gran ritmo, con un humor sutil, mezclando experiencias personales con crónica política y social.

Henry James fue un enamorado de Italia, sobre todo de Venecia y Florencia. Neoyorquino de nacimiento, londinense de adopción y podríamos decir que (casi) italiano por devoción. Tres “nacionalidades” que le hicieron en realidad no ser de ningún país en concreto y que influyó notablemente en su obra. Su amor por Italia y su descubrimiento personal lo compartió con los lectores tanto en la ficcion, como telón de fondo de algunas de sus novelas, como la fantástica Retrato de una dama (1880), que narra la llegada de una joven americana, Isabel Archer, a Gran Bretaña y su posterior traslado a Florencia donde tratará de encontrar su libertad personal, y Las alas de la paloma (1902) que transcurre en la ciudad de los canales. Visitó el país 14 veces y lo recorrió de Norte a Sur tanto sus ciudades más conocidas como sus pueblos más escondidos. Dice el poeta Hilario Barrero en el prólogo de dicha edición y encargado de la traducción de los textos seleccionados: “Henry James es el amante de Italia que observa el objeto amado apasionadamente, analizándolo con penetración y agudeza, tratándolo con amor y destacando su belleza. No es un amante ciego y no va a omitir o pasar por alto el aspecto descuidado de algunas ciudades y sus ciudadanos, así como sus museos u obras de arte. No lo hará con menosprecio, sino con realismo”. Otra crónica maravillosa para viajar sin salir del salón.

Terminamos esta declaración de amor a Italia hecha post (por alguna razón nuestro nombre es un guiño italiano) y nuestro personal y modesto Grand Tour  con una de las grandes arias de uno de los grandes de la ópera del XIX en ese país: “E lucevan le stelle” de Tosca de Puccini interpretada por Plácido Domingo que la interpreta desde el Castello de Sant´Angello en Roma, uno de los lugares más especiales de la ciudad. Uno de los muchos que hay. Cerrad los ojos y viajad, a Roma, a Italia o a donde os lleva la música y vuestra imaginación. Al regreso de vuestro viaje, y dentro de siete días, nos leemos de nuevo. Un abrazo y buen viaje.

By | 2018-11-14T21:00:40+00:00 noviembre 15th, 2018|Artes plásticas y artes visuales|6 Comments

About the Author:

Sara Marcos

6 Comments

  1. El amanuense 16 noviembre, 2018 at 7:37 am - Reply

    Buenos días, Tutty: vaya viajecitos que nos propones, Sara. qué delicia!!! La Italia de Una habitación con vistas. Esa película que me cautivó en mi época joven. Esa pantalla grande, con la música y tanta belleza italiana. Grazias por tus sugerencias literarias, por Taschen siempre en buen formato con esas ediciones tan cuidadas. Acuarela, venecia, Gonzalez y sus histrorias, ….Aromas, sabores, viandas…..Un abrazo para agradecerte estos esfuerzos que se reflejan en tus post. Tan cuidados y tan repletos de sugerencias hermosas y secretas. Hasta el jueves, y muy buen día a tod@s

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 22 noviembre, 2018 at 7:22 pm - Reply

      Muchas gracias, Amanuense. Hay muchas Italias: la coloreada, la escrita, la pasada, la presente, la de la pantalla, la rural, la de la gran capital, la de la ciudad atípica de los canales….pero todas me temo, que por lo menos para mi, fascinantes y aún demasiado desconocidas. De momento, los libros y las películas me permiten viajar a ella mientras no pueda hacerlo físicamente con más frecuencia. Esa es la magia de la lectura y el cine.Otro día dedicaremos un viaje cinéfilo por ese país. Tomo nota, como diría Juncal. Un abrazo

  2. Paz 18 noviembre, 2018 at 12:57 pm - Reply

    Italia … La conocí … Qué enorme joya de post … Enhorabuena … Y tantte grachie ❤️

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 22 noviembre, 2018 at 7:24 pm - Reply

      Buenas tardes, Paz. Muchas gracias por leer, por compartir y comentar. Italia creo que es y será un país con tantas capas y encantos que se puede ir descubriendo a través de los viajeros de ayer y de hoy (y en el futuro) en todos sus sustratos. Y siempre será bella y especial. Un abrazo y gracias por tu comentario.

  3. jm 18 noviembre, 2018 at 9:44 pm - Reply

    Es verdad que los ritmos del viaje han cambiado mucho. ahora intentamos ver mucho en un tiempo limitado. no se si es buena opción…dependerá de cada uno , claro. Felicidades Tutti

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 22 noviembre, 2018 at 7:27 pm - Reply

      Muchas gracias, Jm, y buenas tardes. Sí, nuestros viajes ya no tienen nada que ver con ese Grand Tour, ni por la sorpresa de descubrir Italia y su pasado, ni por el choque cultural, ni por los tiempos, ni por la forma de intentar atrapar su recuerdo….pero en cada momento supongo que el viaje tiene su encanto o su peculiaridad. Tendrán que pasar años para poder ver las ventajas de nuestros “avances” en la forma de viajar, supongo, o quiza no. Un abrazo y gracias por leer nuestro post.

Leave A Comment

Bienvenidos a Tutti Pazzi Per Labore

Camisetas para toda la familia, paraguas, mandiles, bodies para bebes, gorros, cojines, tote bags, diferentes bolsas de tela para niños y adultos, menorquinas… Todo lo que se te ocurra se puede pintar, te lo hacemos a mano y con mucho mimo, personalizado y exclusivo para tí.

Información de Contacto

C/ Moreda de Arriba, 89, Bajo Derecha 33670 Moreda de Aller (Asturias) Teléfono: +34 679 160 197 Email: info@tuttipazziperlabore.com Web: tuttipazziperlabore.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies