Nominados Oscar Mejor Vestuario 2019 (II)

//Nominados Oscar Mejor Vestuario 2019 (II)

Nominados Oscar Mejor Vestuario 2019 (II)

Quedan pocos días para la 91º edicion de los Premios Oscar, y debemos acabar antes de que comiencen a repartir las estatuillas aquello que comenzamos la semana anterior: el repaso de los nominados Oscar Mejor vestuario  2019. Así que vamos a seguir tachando nombres de esa lista para que podáis hacer vuestras quinielas.

Como ya ocurriera con Jacqueline Durran el año pasado, que estaba nominada por dos películas (La bella y la bestia y El instante más oscuro), la mujer de la que vamos a hablar a continuación, Sandy Powell, estará doblemente nerviosa la noche de la gala, porque está nominada tanto por el diseño de vestuario de La favorita como por El regreso de Mary Poppins. La película de Yorgo Lanthimos es junto con Black Panther, con vestuario de Ruth E. Carter y de la que hablamos la semana anterior, la cinta que quizá tenga más posibilidades de resultar ganadora esa noche por su vestuario, como ocurrió en la pasada gala de los Bafta. Aunque quizá lo que menos tenga Sandy Powell esa noche sean nervios, ya que con las dos de este año suma catorce ocasiones en las que su trabajo ha sido señalado como uno de los mejores en el resumen anual y si esa noche, el sobre contiene su nombre, se convertiría en el cuarto Oscar que acoja en sus creativos brazos.

La diseñadora londinense, que  comenzó su carrera en el mundo del teatro, se inició en el diseño de vestuario para el cine con Caravaggio de Derek Jarman (1986) con el que trabajó posteriormente en El fin de Inglaterra (1987), Eduardo II (1991) y Wittgenstein (1993). Un trabajo, el de la cinta sobre el pintor italiano, que a pesar de su bajo presupuesto y sus dificultades, marcó toda sus creaciones posteriores,según declaraciones de la propia diseñadora. Fue con la adaptación de la obra de Virginia Woolf , Orlando de Sally Potter (1992),  con la que empezó a recibir sus primeros reconocimientos y  posteriormente se enfrentó a Entrevista con el vampiro de Neil Jordan (1994), Rob Roy de Michael Caton-Jones (1995), Juego de Lágrimas (1992), Michael Collins (1996) y Contracorriente (1997).  A partir de dichos títulos, su nombre fue cogiendo fuerza y sus trabajos en todo tipo de producciones, épocas y de la mano de los más variados directores hablan por sí solo:  Las alas de la paloma de Iain Softley (1997) y Shakespeare in Love de John Madden (1998), con la que ganó su primer galardón de la Academia americana,  Velvet Golmine de Todd Haynes (1998), con quien volvería a trabajar en 2015 con Carol. También es habitual colaboradora de Martin Scorsese. Ella es la responsable de los llamativos vestuarios de  Gangs of New York (2002), El Aviador (2004), que le valió su segundo Oscar, La invención de Hugo (2011) y El lobo de Wall Street (2013). Fue en 2009 y con otra película histórica, La reina Victoria de Jean-Marc Vallée, con cuyo vestuario volvió a gozar del reconocimiento de la Academia. En 2010 el Costume Designers Guild Awards le otorgó el Premio a su carrera. Fue la responsable de realizar el fastuoso e imaginativo vestuario de La cenicienta de Kenenth Branagh en 2015 y cada año nos regala trabajos llenos de personalidad y color, como los que vamos a ver a continuación:

Sandy Powell : La favorita

nominados-oscar-mejor-vestuario-2019-favorita

El primero de los trabajos por los que compite Powell es el vestuario de La favorita, obra del inclasificable director griego Yorgos Lanthimos. La historia del creador de Canino, no es un relato histórico al uso. “No soy preciso, solo cuento una historia muy real sobre el comportamiento humano” ha declarado Lanthimos. En consecuencia, el vestuario diseñado para la cinta es intencionadamente inexacto, realizado principalmente en negro y blanco (en una clara referencia a El contrato del dibujante de Peter Greenaway) resaltando mucho los volúmenes y las siluetas y dando protagonismo a los escenarios, estos sí, llenos de barroquismo y color. Ha simplificado al máximo la moda de la época de ricos tejidos y con bordados e incrustaciones de piedras preciosas jugando con otros recursos decorativos como lazos o cintas logrando piezas reconocibles pero que recrean y no copian modelos exactos. Así, por ejemplo, ha sido muy comentado el uso de denim o tela vaquera que hace Sandy Powell para los vestidos de las criadas y cocineras, que en realidad no fue creado hasta 1873, un siglo después del periodo histórico en el que se desarrolla la trama, la corte británica del siglo XVIII. Como señala Diana Fernandez en el post que dedica al vestuario en su gran blog Vestuario Escénico,Powell, con su trabajo para La Favorita nos ha demostrado que, a pesar de la verosimilitud que se exige para el vestuario de cine, se puede manipular al máximo el vestuario histórico de la época en que se desarrolla la acción, reto que supera al estar relacionado con la esencia temática, estética y conceptual de la película del director griego Yorgos Lanthimos “

Os dejo bajo estas líneas, a la izquierda el tráiler de la película y una entrevista a la diseñadora de vestuario dirigida por Marian Lacombe para The Famale Lead  en 2017 donde repasa su vida y sus trabajos para el cine:

Sandy Powell: El regreso de Mary Poppins

nomiandos-oscar-mejor-vestuario-2019-mary-poppins

Diametralmente opuesta a la del director griego es la otra película por la que Sandy Powell está entre los nominados Oscar Mejor vestuario 2019: El regreso de Mary Poppins de Rob Marshall, una cinta familiar que intenta homenajear el recuerdo de un personaje querido por generaciones enteras pero desde un toque más contemporáneo.

No se trata de vestir personas ni hacer trajes hermosos (aunque disfruto muchísimo haciéndolo), sino que se trata de ayudar a los actores a encontrar a su personaje y ayudar al director a contar la historia. Lo más desafiante en El regreso de Mary Poppins, y el verdadero reto para mí, fue lograr estar a la altura de la primera película. Hicimos un total de 448 trajes originales para la película”, señala Sandy. Con esa doble exigencia, recordar a la original pero crear un vestuario con personalidad propia, la londinense encaró este proyecto ambientado en 1934 (frente al original que se desarrolla en la época eduardiana), durante la crisis económica de Londres, una ciudad sumamente invernal y oscura, gris y brumosa. La película de Rob Marshall es uno de esos musicales suntuosos que él sabe hacer como nadie en el que la mítica niñera regresa para ayudar a la nueva generación de la familia Banks que están pasando por momentos difíciles.

Mientras la  prensa especializada en cine se debate entre las alabanzas y las críticas a este remake, los expertos en moda son unánimes a cerca de los aciertos de su vestuario:  Powell buscó inspiración en los Vogue de los años treinta y en  colecciones contemporáneas, como Gucci o Burberry, consiguiendo un vestuario más lujoso que el original y al que muchas fashionistas miran con ojos enamorados.

Uno de los grandes retos era vestir ( e interpretar) de nuevo a la perfecta niñera, “sensata, distinguida y sofisticada, pero no frívola” como la describe Powell. Por lo que optó por cortes y siluetas no muy diferentes a las contemporáneas a nosotros pero apostando por estampados más fuertes, audaces y geométricos en las telas, técnicamente correctas para la época: mucho zigzag, diseños espigados y lunares. Principalmente viste con blusas y faldas, aunque hay guiños al look original, como el delantal, similar al que vestía Julie Andrews en la primera película, que le da ese toque de clásica niñera inglesa o la primera imagen que tenemos de la niñera, en su aparición, con abrigo y sombrero, que es probablemente el más importante de toda la película, porque es con el que todos recordamos del personaje original.

Sandy Powell, toma de base el vestuario original de Julie Andrews pero introduce, entre otros cambios, el uso del color rojo en varios complementos para animar el azul de la versión previa y en vez del abrigo ajustado a la cintura, luce una capa. El uso que esta diseñadora realiza del color y del tejido en todos sus trabajos es muy especial (un color también llamativo e imprescindible cuando elige su propio vestuario). La londinense creó un estilo nostálgico basado en la recreación de la ropa de época, pero realizada toda a mano, elaborada con tejidos naturales, para que pudieran ser absorbidos los tintes, como si lienzos para pintar se tratara o como si cada personaje fuera en realidad la ilustración de un cuento. En definitiva un proceso muy consciente y documentado lleno de pequeños detalles para dotar de contemporaneidad a este clásico del cine infantil, tal y como señala Sandy Powell en las entrevistas realizadas a propósito del estreno.

Podéis disfrutar del tráiler a la izquierda  y de un vídeo con uno de los números musicales de la cinta, A cover is not the book, en el que podéis apreciar el magnífico tratamiento del color que la diseñadora de vestuario Sandy Powell realiza sobre los tejidos:

Alexandra Byrne: María, Reina de Escocia

nominados-oscar-mejor-vestuario-2019-reina-escocia

Por último, aunque creemos que no por ser menos importante, nos centramos en el trabajo de Alexandra Byrne del último nombre de la lista de nominados Oscar Mejor estuario 2019, otra veterana del vestuario en el cine y de las grandes citas y galardones. Proveniente también del mundo teatral, como muchos de sus colegas, la diseñadora inglesa  comienza su carrera con la Royal Shakespeare Company antes de dar el salto al cine y la televisión en la década de los 90, compatibilizando todos los ámbitos.  En 1996 adapta Hamlet desde la época renacentista al siglo XIX de la mano de Kenneth Branagh, director con el que repitió en 2011 con Thor y en 2017 con el remake de Asesinato en Oriente Express. Con Elizabeth (1998) y Elizabeth: La edad de oro (2007), del director hindú Shekhar Kapur, empieza a ser señalada como una experta en vestuario de época, consiguiendo un Premio Oscar al mejor vestuario por esta última. Además, podemos disfrutar de sus diseños en títulos como Persuasión  de Roger Michell (1995), La mandolina del capitán Corelli de John Madden (2001), Descubriendo Nunca Jamás de Marc Forster  (2004), El fantasma de la ópera de Andrew Lloyd Webber de Joel Schumacher (2004). Una experta que se mueve con agilidad, oficio y acierto en todo tipo de géneros.

El vestuario por el que Alexandra Byrne se encuentra nominada en esta ocasión por María, reina de Escociaes otro regalo para los sentidos. Dicho título, otra película de época, es el debut en el cine de Josie Rourke, una prestigiosa directora teatral británica que ha triunfado en los escenarios de Broadway y el West End adaptando textos de diversas obras de Shakespeare. La trama se centra en la compleja relación entre la monarca protestante inglesa Isabel I y la reina católica escocesa María Estuardo, encarnadas respectivamente por Margot Robbie Saoirse Ronna. Una lucha de poder entre dos fuertes mujeres y dos reinos, está reflejada también en sus vestuarios, con dos estilos diferentes pero buscando así mismo un estilo que unifique a todo el conjunto, logrando un vestuario sobrio pero lleno de detalles que  analiza a la perfección Diana Fernandez en su blog especializado en este campo. Y aunque el punto de partida es una recreación histórica, la diseñadora realiza en su trabajo una creación y una verdadera adaptación del estilo de la época a cada personaje, como veíamos al analizar el trabajo de su colega Sandy Powell. “Tengo que estar informada a fondo del vestuario de la época en que se desarrolla la historia, pero al final, no estoy haciendo un documental. La investigación es fundamental porque, sobre todo, me da la libertad para tomar mis decisiones instintivas”. En el caso de la monarca inglesa, la peluquería y el maquillaje juegan un papel muy importante además de sus vestidos. Así, la actriz que la encarna declaró : “es fantástico trabajar con Jenny Shircore (la responsable del maquillaje y peluquería) y Alex Byrne, no solo porque son premiadas diseñadoras, sino porque ya habían explorado el personaje en las dos entregas de Elizabeth. Lo sabían todo sobre la reina, y eso nos permitió ir un poco más allá y tomar otra dirección. Poseen una documentación enorme”. Así mismo, actuar con ropas de época condiciona el modo en el que se mueven los actores. La ropa de época obliga a adoptar posturas regias por el corsé, el peso de la falda, las joyas… La estructura de la prenda obliga a mantenerse recto, por eso las protagonistas andan de una manera determinada. El vestuario pesa mucho y las pelucas son muy llamativas, aún así no son prendas incómodas, ya que muchas de ellas están realizadas en tela vaquera, y esta no pesa, se adapta a la forma del cuerpo. “En muchas ocasiones, el vestuario de una película de época es rígido e incómodo, pero estas prendas nos permitían movernos libremente e incluso aportar un toque algo más contemporáneo”, explica la diseñadora.

Tendremos que esperar a la madrugada del próximo domingo para conocer quién de las cuatro candidatas será la afortunada. Pero en realidad, eso es lo de menos, porque lo importante es que podemos disfrutar de su maravillosos trabajos, que lo son, independientemente de lo que ocurra en la ceremonia.

De momento os dejo con el tráiler en el que podéis apreciar el trabajo de Alexandra Byrne:

Mis planes eran otros para cerrar la entrada de hoy, pero me vais a perdonar.  Los acabo de cambiar al enterarme de una, para mi, importante y triste noticia mientras escribo el post de hoy: la jubilación del gran Juan de Pablos. Se nos va una generación de grandes. Así que sólo puedo cerrar hoy con un tema, con el mismo con el que él nos ha despedido durante 40 años a los que escuchábamos su programa “Flor de pasión”. Así que con Azzurro de Adriano Celentano os digo “Forza, saluti a tutti, bacioni, auguri, in bocca al lupo, arrivederci e a presto pino!”  (y que gane la mejor). ¡Adiós, maestro!

By | 2019-02-21T18:18:50+00:00 febrero 21st, 2019|Actualidad|1 Comment

About the Author:

Sara Marcos

One Comment

  1. El amanuense 23 febrero, 2019 at 12:28 pm - Reply

    Muy buenas mañana de sábado, Sara: dos aspectos confluyen en este post. La jubilación tras 40 años del maestro Juande, y el enorme trabajo realizado para presentarnos la segunda parte de las nominadas a los Oscar 2019 en la sección de vestuario. Enhorabuena por tu labor. Es increíble lo que se puede aprender contigo cuando se tiene interés y la mente abierta.

    Grazias. Ya no falta nada para la entrega y mi preferida es Mary Zophres.

    Y por si queréis despedir a Juande pinchad aquí: http://www.rtve.es/radio/flor-de-pasion/

    Vaya entradas que nos regalas. Grazias, Tutty

Leave A Comment

Bienvenidos a Tutti Pazzi Per Labore

Camisetas para toda la familia, paraguas, mandiles, bodies para bebes, gorros, cojines, tote bags, diferentes bolsas de tela para niños y adultos, menorquinas… Todo lo que se te ocurra se puede pintar, te lo hacemos a mano y con mucho mimo, personalizado y exclusivo para tí.

Información de Contacto

C/ Moreda de Arriba, 89, Bajo Derecha 33670 Moreda de Aller (Asturias) Teléfono: +34 679 160 197 Email: info@tuttipazziperlabore.com Web: tuttipazziperlabore.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies