Pintura textil y familias atentas

//Pintura textil y familias atentas

Pintura textil y familias atentas

Está claro que no somos iguales. Podemos tener cosas en común, lazos que nos unen, coincidencias, ¡hasta ser familia!, pero esos elementos comunes no son suficientes para que dos personas sean idénticas, ni falta que hace. Y ya no nos referimos a nuestro parecido físico, donde, además, la genética nos demuestra que maneja con creatividad asombrosa los elementos dados, sino a que ningún ser humano crea, se expresa, disfruta o siente del mismo modo que otro. Nuestros gustos estéticos, nuestras ideas nos definen como individuos. Todos tenemos algo diferente y especial y creo que debemos sacarlo de un modo u otro al exterior para compartirlo con los demás, por muy escondida que creamos que está la parte que nos define como seres únicos. Y, eso es así, afortunadamente, aunque tengamos un hermano gemelo con el que compartimos educación, rasgos faciales y hasta fecha de nacimiento.

Que tengamos sangre común, no quiere decir por tanto que tengamos gustos idénticos. Esta tesis, hemos podido ratificarla (casi científicamente) en el taller del pasado sábado en Atentamente, que como os dije en un post anterior, para nosotros se ha convertido en una estupenda tradición y que en esta ocasión tenía la novedad de que pintábamos en familia. Podríamos decir que nuestro planteamiento era casi el de un experimento: qué pasaría si seleccionamos parejas de individuos con lazos familiares (en este caso un grupo de mujeres de edades muy diversas y con ganas de crear), los metemos durante una mañana de sábado en la misma habitación (el cada día más bonito y acogedor taller de María) y les damos una bolsa de tela o un delantal, pintura textil y un nutrido grupo de recursos para decorar estas incólumes prendas de algodón. El resultado de este estudio es el siguiente: crearon objetos preciosos, personales, que decían mucho de cada una de ellas pero que sobre todo….no tenían nada en común unos con otros, y mucho menos con los de sus familiares. Y fue una experiencia de lo más divertida y enriquecedora, tanto para ellas como para mí, que me llevo siempre un trocito de cada una de ellas.

Ana y María, sobrina y tía, respectivamente, se decantaron por el dibujo libre, una traducción en pintura textil de sus estilos propios y sus particulares universos:

Rotundo el mundo, nunca mejor dicho, fantasioso y vistoso de Ana. Entre duda y duda, encontró rápidamente un camino alternativo para cada idea que se le ocurría. Su bolsa tenía todos los detalles posibles: desde un certificado de lo “hecho a mano”, el lugar de origen y hasta nubes con piel de leopardo y todo con pintura, pincel, rotuladores e imaginación. ¿Qué más se puede pedir?

Su tía, María, plasmó una de sus personales creaciones, con cautela y rotundidad. Un dibujo con pintura, pincel y rotuladores que se terminó convirtiendo en un sencillo pero claro juego visual y que le permitió descubrir la pintura textil, con la que estoy segura que va a seguir. Su bolsa no sólo tiene personalidad, si no que tiene mensaje y lo dice con una voz propia.

Sólo dos añitos tiene Gabriela y las ideas más que claras en esto de la pintura textil. Apenas oímos su voz, supongo que por esas cosas de estar entre desconocidos, pero nos dio lecciones de temple, decisión y limpieza. Nos demostró que no le temía ni a los pinceles, ni a los sellos y que las ceras para tela le aportaban muy poco. Toda una artista que además va ayudar en la cocina orgullosa de su mandil, decorado por ella misma. Un recuerdo, que durante años, le hablará de la mañana tan divertida que pasó con su madre en el taller de Atentamente.

Lo de las ideas claras, la autonomía y la calma a Gabriela creo que le viene por parte de madre, porque la verad es que Carla tardó dos segundos en ver clarísimo lo que quería pintar en su bolsa, y por partida doble, porque la decoró por ambas caras: un precioso árbol que hizo con pincel y completó estampando círculos de colores con corchos de distintos tamaños, gomas de lápices y palillos por una y unas flores también estampadas con corchos regadas por una lluvia multicolor. Esta técnica y este motivo del árbol con círculos de colores ha sido escogida en las tres ediciones por distintas participantes y siempre se consiguen bolsas preciosas, optimistas y llamativas. Las dos ideas de la bolsa de Carla se complementan perfectamente, tanto en lo estético como en lo técnico. La lucirá orgullosa y no es para menos.

Tuve el honor de conocer a la reina del rotulador textil esa mañana de sábado: se llama Vega y no necesitó ningún tipo de ayuda para empezar con el dibujo de su delantal. Cuando me dí cuenta ya tenía preparado tooodo el boceto sobre la tela, que luego completó sobre la marcha. Realizó un “patchwork” de dibujos maravillosos que se complementaban estupendamente: desde un árbol que daba cupcakes a una princesa, soles, pájaros, arcoiris y flores con sellos de goma que iba creando sobre la marcha. No se olvidó ni de firmar su mandil…¡hasta en la cinta que lo ata a la cintura! La verdad, es que hubo muchos momentos en los que no se sabía que había dos niñas con nosotras, porque estaban concentradas en sus creaciones. Ya se sabe, el arte ayuda a concentrarnos, y Vega es un estupendo ejemplo de ello y de la libertad creativa (¡bendita libertad creativa de la infancia!).

La valiente del grupo fue María, la madre de Vega, a la que sedujo enseguida por lo imprevisible de la técnica con agua.¿Quién dijo riesgo? Y hay que decir que fue una alumna aventajada porque el resultado fue precioso y perfecto, tanto en lo estético como en la ejecución técnica. María creó con libertad, improvisando, pero el resultado parecía que estaba pensado de antemato hasta el último detalle. Los colores se fundieron en esa gran bola que transmite energía y fuerza y que se completó con el sugerente mensaje en letras caligráficas, tan cálidas y personales. Las estampaciones con las gomas de los lápices fueron en este caso las guindas de su precioso pastel.

Y con las imágenes y sensaciones de ese taller aún en nuestras retinas y nuestra piel despedimos el post de hoy, no sin antes dar las gracias a María por acogernos una vez más en su atenta tienda y darnos la oportunidad de conocer, como en cada edición, a personas tan estupendas y creativas que nos ayudan a aprender y a crecer en cada taller de pintura textil. Gracias a todas ellas por asistir y compartir tantas cosas conmigo.

Si nuestro post sobre el primer taller de pintura textil en Atentamente lo cerramos en su día, con una canción de Nina Simone, Here comes the Sun, hoy rescatamos de nuevo a la gran Nina para cerrar el post con su piano y su personal voz. En esta ocasión, como hemos hablado de la creación y a la comunicación a través de la pintura y sobre tela, de la libertad de expresarnos como somos a través de la pintura y en nuestros objetos cotidianos, la canción escogida es el espiritual I wish I knew How it feels to be free, interpretada en directo en el Festival de Jazz de Montreux en 1976. Espero que la disfrutéis y que algún día lleguemos a saber todos que se siente siendo libre, en lo artístico y en todo lo demás.

Pues hasta aquí la crónica de la nueva edición del taller de pintura textil en Atentamente. ¿Qué os han parecido los resultados? ¿A que es estupendo pintar en familia? Nosotros creemos que sí y que es estupendo reservar momentos para dedicarnos a ser y crear y si es acompañados de los que queremos, mejor que mejor. Por eso siempre estamos siempre tan contentos en Atentamente, la tiendita de María. Volvemos a leernos la próxima semana y vendremos con más pintura y cosas preciosas.

By | 2018-05-31T08:29:53+00:00 marzo 2nd, 2017|Actualidad|6 Comments

About the Author:

Sara Marcos

6 Comments

  1. Alicia Hierro Grandoso 2 marzo, 2017 at 8:23 am - Reply

    Una se imagina una gran mañana de «trabajo», y los resultados espectaculares!!!

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 2 marzo, 2017 at 12:26 pm - Reply

      Sí, Alicia. Tú también sabes lo reconfortantes que son los talleres, poder enseñar a otros y estar en contacto con ellos. Un complemento ideal al trabajo del taller. Un abrazo y gracias por leernos.

  2. el amanuense 2 marzo, 2017 at 9:26 am - Reply

    Atentamente, buenos días: la chica tutti se fue con su maleta atenta a montar un hermoso taller en Salamanca. Allí, junto a María, recibieron a los talleristas que pusieron en juego su imaginación, su libertad, su creatividad y su tiempo en común.Una mañana de sábado entre los pinceles, el té, y los olores de los sábados por la mañana. Esos olores entre dormidos y soñando, entre tarareando e improvisando entre telas. Y entre trazo color, un paseo por la tienda de «María Atentamente» entre esos productos que tanto gustan a Nina Simone y a otras voces que no dejan de pasear entre postales y máquinas de escribir. Posando su mirada y dedos en el scrapbooking o en esos quadernos parlano italiano. Grazias por la música y por compartirlo. Un abrazo

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 2 marzo, 2017 at 12:28 pm - Reply

      Buenos días, Amanuense. Ya lo has dicho todo, con tus palabras tan bonitas. No voy a añadir más 😉
      Gracias por tu comentario. Hasta la próxima semana

  3. María Barroso García 4 marzo, 2017 at 1:45 pm - Reply

    Buenos días a todos.
    Yo, por mi parte, agradecer el buen rato pasado. El gusto que da estar en un ambiente maravilloso como el que se respira en Atentamente y disfrutar y aprender de una forma tan fácil. Y sobre todo, haber tenido la suerte de conocer a Sara, que es una persona cercana, generosa, amable y maravillosa.

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 5 marzo, 2017 at 12:06 am - Reply

      Buenas noches, María. Gracias a ti, a vosotras, por tener tanto entusiasmo, por tener ganas de aprender. Es verdad que en Atentamentne todo se aprende mejor 😉 y que siempre se hace en buena compañía, que eso es algo muy importante. Me sonrojo con tus piropos. Espero que este sólo haya sido tu inicio en la pintura textil (y el comienzo de una gran amistad, como diría el otro) Un abrazo muy grande.

Leave A Comment

Bienvenidos a Tutti Pazzi Per Labore

Camisetas para toda la familia, paraguas, mandiles, bodies para bebes, gorros, cojines, tote bags, diferentes bolsas de tela para niños y adultos, menorquinas… Todo lo que se te ocurra se puede pintar, te lo hacemos a mano y con mucho mimo, personalizado y exclusivo para tí.

Información de Contacto

C/ Moreda de Arriba, 89, Bajo Derecha 33670 Moreda de Aller (Asturias) Teléfono: +34 679 160 197 Email: info@tuttipazziperlabore.com Web: tuttipazziperlabore.com