El traje de rayas de El golpe: Iconos de cine y moda (VIII)

//El traje de rayas de El golpe: Iconos de cine y moda (VIII)

El traje de rayas de El golpe: Iconos de cine y moda (VIII)

Purita casualidad. Ha querido el azar que el estricto orden cronológico que seguimos en nuestra serie de prendas icónicas del cine y la moda, reúna seguidas a dos películas de la década de los 70, que narran historias en los años 30. La semana pasada hablamos del Berlín de los locales nocturnos y la provocación en esa década con Cabaret  y en esta ocasión visitaremos el Chicago de 1936 entre timadores y cartas de póker con El Golpe (1973) dirigida por George Roy Hill que contiene entre ellos la prenda icónica de hoy: el traje de rayas que luce Robert Redford y que se incluye en el cartel de la misma.

El golpe es ya un clásico de las películas de estafadores, precursora de muchas de ellas, que no ha perdido encanto y gancho. Sin ser una película de acción, su genial guión hace que el ritmo no decaiga en ningún momento. Sus actores, entre los que destacan Robert Redford y Paul Newman, que ya había trabajado en Dos hombre y un destino con el mismo director y casi la totalidad del equipo, actúan de forma impecable. Además, el tema musical principal de su banda sonora, el ragtime The Entertainer de Scott Joplin, recuperado para la ocasión por el compositor Marvin Hamlisch y que ayudó a que el tema alcanzara a tener la fama que tiene en la actualidad, es otro de los ingredientes que han convertido esta cinta en una película que merece seguir viendo a pesar de los años pasados desde su rodaje.  Nominada a diez estatuíllas, se llevó finalmente 7 entre las que se encuentra la de Mejor Película y la de Mejor Vestuario, del que nos ocuparemos a continuación.

Puedes conseguir lo que quieras, si te vistes para ello  (Edith Head)

Esta frase podrían llevarla grabada cualquiera de los personajes de El Golpe en sus petacas, porque en una película de apariencias y engaños, para bien o para mal, la ropa resulta un anzuelo infalible. La responsable del magnífico vestuario de El Golpe (y de la frase) es, ni más ni menos, que la mítica Edith Head (1897-1981). Una de las diseñadoras de vestuario más importantes en la época dorada de Hollywood: más de 1.100 películas, 35 nominaciones a los Oscars y de éstas se llevó a casa 8, la última vez por la película de la que estamos hablando. (Antes lo hizo por La Heredera (1949), Eva al desnudo (1950), Sansón y Dalila (1950), Un lugar en el sol (1951), Vacaciones en Roma (1953), Sabrina (1954), aunque lo recogió de forma polémica y poco elegante, y Los milagros de la vida (1960) ). Nunca se lo dentregaron por una película de Hitchcock, pero los grandes diseños que lucieron Tippi Hedren, Kim Novak y Grace Kelly en sus obras son fruto de su trabajo. Paradójicamente, ella que es y será recordada por haber diseñado los más glamourosos vestidos de las mujeres más elegantes de la industria del momento, como Audry Heprburn, realiza en esta historia de hombres un trabajo soberbio, definiendo a cada personaje a través del traje que lleva. Una única tipología pero muchos mensajes. El más difícil todavía.

Poco después de la película de G. Roy Hill, en 1974, Edith consigue una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, comienza la creación de patrones de costura para modelos de Vogue y el Metropolitan Museum realiza una exposición comisariada por la ex editora de Vogue, Diana Vreeland, de trajes de la época dorada de Hollywood, incluyendo muchos de los diseñados por Edith Head. Su trabajo fue tan valorado que el edificio del Departamento de vestuario de la Paramount lleva su nombre. No se pueden pedir más reconocimientos.

Bette Davis dijo sobre ella: Los actores podemos ensayar nuestros textos, movimientos y gestos, pero hasta que no nos ponemos la ropa no nos convertimos en los personajes. Si no estás cómodo con el traje, si no expresa cómo es el personaje, nada funciona igual. Y con Edith nunca falla.

Ella decía que su trabajo no consistía únicamente en diseñar una ropa, sino en crear una persona diferente a través del vestuario, definirlo y ayudar al actor en su trabajo. Y un ejemplo claro de esta filosofía es el vestuario de El Golpe, y concretamente el traje marrón con rayas blancas que lleva el personaje de Redford, un timador de poca monta, de aire paleto e ingenuo (regusto que le queda incluso con este traje a rayas  y eso que es el guapérrimo Robert Redford), con su gorra ladeada y su llamativa corbata de cashemir, contrastando con el experimentado y descreído y sobrio (en el vestir que no en el beber) Paul Newman, un gran estafador en horas bajas que confía ya más en el alcohol que en su propio arte, y el gangster Doy Lonnegan, diferencias que se aprecian sólo a través de sus trajes y sus sombreros.

Jonny Hooker, el personaje de Redford, a medida que se va metiendo en la trama no sólo evoluciona personalmente, sino que también lo hace su estética, porque comienza el juego de los trileros en el que nadie es lo que parece. Absolutamente elegantes y en su papel, todos ellos nos trasladan a la atmósfera de los años 30, influyendo con su estética pulcra y llena de detalles en posteriores producciones ambientadas en los mismos años. Un repertorio de botines, gabardinas, abrigos, chalecos que nos hablan de un mundo de hombres, de callejones, apariencias y apuestas. Una trama y un vestuario impecable con una pareja de guapos maravillosos. Qué más se puede pedir.

Nos despedimos hoy, esperando que os haya gustado y que no os hayamos destripado demasiado la película si aún, cosa que dudo, no la habéis visto, con una pieza de su banda sonora: The glove. Que la disfrutéis mientras pensáis quién os gusta más en la peli si Robert o Paul. Difícil elección.

Os dejamos hasta el próximo jueves esperando que os haya gustado esta nueva entrega de nuestra serie de prendas icónicas, dedicada hoy al traje de rayas de El golpe. ¿Qué os ha parecido el planteamiento de Edith Head? ¿La conocíais? ¿No os han entrado ganas de volver a ver esta historia de jugadores y engaños a ritmo de ragtime? Yo os confieso, que he decidido que muy pronto volveré a disfrutar de ella. Hasta la próxima semana.

By | 2018-05-31T08:29:50+00:00 junio 8th, 2017|Historia de la Moda|4 Comments

About the Author:

Sara Marcos

4 Comments

  1. jm 8 junio, 2017 at 7:28 am - Reply

    🙂 Guaperrimo!!!! jajajaj leyendo entre lineas me parece que Tutti puede ser fan fan de Robert…no me quiero arriesgar pero …..
    Es verdad lo de los trajes y los personajes de los actores y Edith Head debio de ser la bomba. Muchas gracias por estos articulos tan buenos con los que se aprende tanto… 🙂

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 9 junio, 2017 at 7:20 am - Reply

      Hola, jm. Pues te voy a confesar que yo soy de Robert, pero realmente sólo en esta película, que está guapérrimo y en su mejor momento. En su cenit. Luego….pues siempre a menos y ahora que se ha estropeado la cara con las operaciones ni te cuento. Sin embargo, y como sé que eres muy fan de esta diatriba conceptual, Paul Newman, además de guapo siempre, porque lo ha sido, tiene esa picardía esa chispa, que no tiene Robert, que lo hace muy ATRACTIVO. Sin embargo he de confesar que, aún con esos dos grandes valores, atractivo y belleza, me gusta Paul, porque sería como negar el talento a Leonardo…pero no muero de amor por él. (Creo que entre las féminas que me rodean gana por goleada Paul).
      En cuanto a Edith Head, sí, era toda una personalidad: muy bajita, de fuerte carácter (no sé si sabes que cuando recogió el Oscar por Sabrina ni mencionó a Givenchy con el que colaboró y se encargó de que no saliera en los títulos de crédito de la película), una intelectual, trabajadora incansable….todo un referente en su área. Te voy a contar una curiosidad muy curiosa: si buscas fotos de ella trabajando, verás que lleva unas gafas oscuras siempre. Sin embargo si son fotos en su vida diaria, recogiendo un premio o en el exterior, las gafas son con cristales transparente, normales. Pues bien, he leído que esas gafas tenían cristales azules y las usaba mientras trabajaba para ver qué efecto causarían sus trajes en blanco y negro, que eran los colores con los que saldrían en la pantalla. A que es curioso?
      Bueno, muchas gracias por estar ahí cada jueves y leernos con entusiasmo. Seguiremos buscando y aprendiendo con vosotros. Un abrazo

  2. El amanuense 10 junio, 2017 at 8:17 pm - Reply

    Buenas tardes,Tutti: dos clásicos del cine, de la belleza y de marcar tendencias. Paul y Robert. Yo soy del Robert de https://www.filmaffinity.com/es/film227970.html Los tres días del condor, o de Spy Games, y Paul me gusta en su vejez bien llevada en Veredicto Final y en la Gata con una deslumbrante Taylor. Dificil elegir. Como siempre grazias por compartir tus saberes y tus investigaciones. Hasta el jueves que viene. Un abrazo

    • Sara Marcos
      Sara Marcos 13 junio, 2017 at 5:45 pm - Reply

      Muchas gracias, Amanuense. Estoy contigo en que Paul ha sabido envejecer mejor: Robert es la belleza y Paul es, además, el encanto. Forman el tándem perfecto. Son un gusto en la pantalla, picardía y buen hacer.Y a nadie le quedan los trajes como a ellos 😉 Nos leemos el próximo jueves.

Leave A Comment

Bienvenidos a Tutti Pazzi Per Labore

Camisetas para toda la familia, paraguas, mandiles, bodies para bebes, gorros, cojines, tote bags, diferentes bolsas de tela para niños y adultos, menorquinas… Todo lo que se te ocurra se puede pintar, te lo hacemos a mano y con mucho mimo, personalizado y exclusivo para tí.

Información de Contacto

C/ Moreda de Arriba, 89, Bajo Derecha 33670 Moreda de Aller (Asturias) Teléfono: +34 679 160 197 Email: info@tuttipazziperlabore.com Web: tuttipazziperlabore.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies